“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

+

+

Antes (hace unos años) yo creía que guardar la Ley era algo posible, pero con el tiempo pude comprobar que la Ley NO se puede guardar, esto lo descubrí: estudiando la propia Ley, examinando mi propia vida y observando la vida de los que también creían como yo. Cuando digo que la Ley NO se puede guardar, me refiero a la Ley en su totalidad, la religión enseña que debemos intentar guardar la Ley, la religión nos dice: “Guarda el Shabat y si alguna vez tienes que trabajar en Shabat por cualquier motivo, no te preocupes, Dios ve la intención de tu corazón”, sin embargo, Dios dice en la Torá que si alguno trabaja en Shabat, debe morir (Ex. 31:14 y 15; 35:2 / Nm. 15:32), los hombres religiosos te dicen que NO pasa nada si trabajas en Shabat, que lo importante es, que en la medida que puedas, vayas guardando el Shabat, pero esto NO es Torá, repito: esto NO es Torá, los que enseñan esto, son ignorantes o nos mienten y por supuesto, NO están enseñando Torá, la Torá dice que si alguno trabaja en Shabat debe morir apedreado. Yo me acuerdo cuando comencé a estudiar las raíces hebreas de mi fe y conocí la Fiesta de Sucot (la Fiesta de los Tabernáculos), construimos la Sucá (especie de cabaña), comimos dentro, cenamos y los más valientes dormimos en la Sucá ¡Qué ilusión! Pero ¿Fui a Jerusalén a construir mi Sucá? ¡NO! Por tanto, si yo NO subo a Jerusalén para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos como me ordena la Torá, entonces NO estoy guardando la Ley por mucha ilusión que tenga. Tengo que añadir que la Torá también nos dice que durante siete días debemos habitar en la Sucá y que cada día debemos ofrecer una serie de holocaustos, sacrificios y ofrendas.


“Estos, pues, son los mandamientos, los estatutos y los decretos que el SEÑOR vuestro Dios me ha mandado que os enseñe, para que los cumpláis en la tierra que vais a poseer, para que temas al SEÑOR tu Dios, guardando TODOS sus estatutos y sus mandamientos que yo te ordeno, tú y tus hijos y tus nietos, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados”
Deuteronomio 6:1-2

+

“Congrega al pueblo, hombres, mujeres y niños, y al forastero que está en tu ciudad, para que escuchen, aprendan a temer al SEÑOR tu Dios, y cuiden de observar TODAS las palabras de esta ley.”
Deuteronomio 31:12

+

Las personas que afirman que guardan la Ley, deberían hablar con un poco más de propiedad, porque lo único que hacen es intentar guardarla, pero Dios nunca dijo: “intentad guardad mis mandamientos”, Dios dijo: “guardad TODOS mis mandamientos.”. Yeshua ministró bajo el Antiguo Pacto y predicó la Ley de Moisés, él no dijo: “Intentad ser perfectos”, Yeshua dijo: “Sed perfectos” (Mt. 5:48), cuando la gente escuchó estas palabras, sabía que Yeshua les estaba exigiendo una vida de obediencia COMPLETA a la Torá, les estaba exigiendo algo que NADIE pudo llevar a cabo, sólo ÉL pudo ser perfecto.


“Y sucederá que si obedeces diligentemente al SEÑOR tu Dios, cuidando de cumplir TODOS sus mandamientos que yo te mando hoy, el SEÑOR tu Dios te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra . . . no te desvíes de NINGUNA de las palabras que te ordeno hoy . . . Pero sucederá que si no obedeces al SEÑOR tu Dios, guardando TODOS sus mandamientos y estatutos que te ordeno hoy, vendrán sobre ti todas estas maldiciones y te alcanzarán . . . Si no cuidas de poner en práctica TODAS las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible, el SEÑOR tu Dios, entonces el SEÑOR hará horribles tus plagas y las plagas de tus descendientes, plagas severas y duraderas, y enfermedades perniciosas y crónicas. Y traerá de nuevo sobre ti todas las enfermedades de Egipto de las cuales tenías temor, y no te dejarán. También toda enfermedad y toda plaga que no están escritas en el libro de esta ley, el SEÑOR traerá sobre ti hasta que seas destruido.”
Deuteronomio 28:1, 14 y 15, 58-61

+

Que nadie nos engañe, la Torá es “obedece o muere”, “el alma que pecare, esa morirá”, esta es la Ley del pecado y de la muerte, gracias a Yeshua, ahora en Él, somos libres de esa Ley.


“Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado de la ley del pecado y de la muerte.”
Romanos 8:2

+

Algunos quieren suavizar la seriedad de la Ley diciéndonos que la palabra Torá en realidad significa “instrucción” y esto es cierto, ya que la palabra TORÁ admite varios significados, pero independientemente si la palabra Torá es traducida por Ley o por instrucción o por enseñanza o por dirección, el que NO guarda la Ley o la instrucción o como queramos traducirla, debe morir. Algo muy interesante es que la palabra para Ley en griego es “nomos”, esta palabra fue la que usaron los rabinos judíos que tradujeron la Torá al griego aproximadamente en el 250 A.C., por tanto, no solamente Pablo usa la palabra “Nomos-Ley” para traducir la palabra hebrea “Torá”. Algo que me llama la atención es que cuando un judío se refiere a la Torá de Moisés, no suele decir: “La Instrucción de Moisés”, suele decir: “La Ley de Moisés”. La Ley Oral en hebreo es TORÁ SHEBEAL PE y, la gran mayoría de las veces, NO se traduce como: “La Instrucción Oral”. Entonces, si alguien nos pregunta porque decimos que la Torá es Ley, podemos dar tres respuestas:


-> Porque los rabinos judíos así la tradujeron en la versión que hicieron en griego llamada: “La Versión de los 70” o “Septuaginta” (250 A.C.).


-> Porque Pablo y algunos escritores del Nuevo Testamento usaron la palabra “Nomos-Ley” para hablar de la Torá.


-> Porque actualmente los propios judíos traducen la palabra Torá como “Ley” en muchas ocasiones (por ejemplo, cuando hablan de la Torá Shebeal Pe / la Ley oral).


Pero ya sea que digamos “instrucción” o “enseñanza” o “Ley”, la Torá era algo obligatorio, era algo MUY serio, era una carga que el Pueblo de Israel tuvo que llevar bajo el Antiguo Pacto.


Cuando estudiamos el Antiguo Pacto y entendemos la Ley de Moisés, podemos ver que la Ley fue dada principalmente para mostrarnos una cosa: que somos pecadores y que necesitamos la misericordia de Dios.


La Ley NO fue dada para que agradásemos a Dios, la Ley NO fue dada para que vivamos en santidad, la Ley fue dada para que el pecado abundara (Ro. 5:20), esto es algo que contradice lo que se enseña hoy en día en muchas sinagogas e iglesias, pero es lo que Pablo afirmó categóricamente: la Ley se introdujo para que abundara el pecado, gracias al Eterno, el propio Pablo añade que cuando el pecado abundó, sobreabundó la Gracia.


“Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.”
Romanos 5:20 y 21

+

Pablo nos enseña que:


-> la Ley es dada para que conozcamos el pecado.


“pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado.”
Romanos 3:20

+

“yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARAS. Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia”
Romanos 7:7 y 8

+

-> la Ley despierta “pasiones pecaminosas”.


“Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte.”
Romanos 7:5

+

-> la Ley hace que el pecado llegue a ser “en extremo pecaminoso”, la Ley nos muestra la perversidad y la maldad del pecado. El pecado es “en extremo pecaminoso” y el mandamiento nos lo muestra.


“por medio del mandamiento el pecado llegue a ser en extremo pecaminoso”
Romanos 7:13

+

-> la Ley da fuerza al pecado, ya que si NO hay Ley, NO se puede imputar a nadie de pecado (Ro. 5:13), por tanto, tampoco se le puede condenar.


“El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley;”
I Corintios 15:56

+

-> la Ley es dada para que ABUNDE el pecado, la Ley no fue dada para reducirlo, la Ley fue dada para que el pecado se incrementase, por tanto, ¿por qué algunos enseñan que la Ley te hará pecar menos cuando fue dada justo para lo contrario?


“Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.”
Romanos 5:20 y 21

+

Cuando logramos entender todo lo que Pablo nos enseña de la Ley de Moisés, no tendremos ningún problema entendiendo lo que él también afirmó:


-> que somos libres de la Ley (Ro. 7:6)


-> que hemos muerto a la Ley (Ro. 7:4)


-> que ya NO estamos bajo la Ley (Ro. 6:14, 15 / Gl. 5:18).


Pablo nos dice que vivimos por fe, no por la Ley, vivimos en la novedad del Espíritu, no en el arcaísmo de las Escrituras, la letra mata, pero el Espíritu da vida, es muy difícil entender y creer todo esto si creemos que la Ley fue dada para que viviésemos en justicia y santidad.

+

+


continua
+

+/