+


“Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado:
Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago… vendrá,
y os salvará… Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo;
porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad”
Isaías 35:3-6


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“Y el plan es el siguiente: a su debido tiempo, Dios reunirá todas las cosas y las pondrá
bajo la autoridad de Cristo, todas las cosas que están en el cielo y también las que
están en la tierra. Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una
herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que
todas las cosas resulten de acuerdo con su plan”
Efesios 1, 10-11

+

+

“Así dice el Señor Dios: ‘Yo os recogeré de entre los pueblos y os reuniré de las tierras
entre las cuales habéis sido dispersados, y os daré la tierra de Israel”… les daré
un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de  ellos. Y quitaré de su
carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que anden
en mis estatutos… Entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios”
Ezequiel 11, 17-20

+

+

“Pero Moisés trató de apaciguar al Señor su Dios. —… ¿por qué estás tan enojado con tu
propio pueblo, el que sacaste de la tierra de Egipto con tan gran poder y mano fuerte?…
¡cambia de parecer…! Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob. Tú mismo te
comprometiste… diciendo: “Haré que sus descendientes sean tan numerosos como
las estrellas del cielo, y entregaré a sus descendientes toda esta tierra
que prometí darles, y ellos la poseerán para siempre”.
Entonces el Señor cambió de parecer…”
Éxodo 32, 11-14

+

+

«¿Ocultaré mis planes a Abraham? —preguntó el Señor— Pues Abraham sin duda llegará a formar
una nación grande y poderosa, y todas las naciones de la tierra serán bendecidas por
medio de él. Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias
que se mantengan en el camino del Señor haciendo lo que es correcto…
Entonces yo haré por Abraham todo lo que he prometido»
Génesis, 18, 17-19

+

+

“Haré que Israel y Judá tengan muchos descendientes, y que habiten esta tierra
llena de colinas y montañas. Mis elegidos poseerán la tierra,
mis servidores habitarán allí”
Isaías 65:9

+

+

”Será un momento angustioso, un momento como no ha habido otro desde que existen
las naciones. Cuando ese momento llegue, se salvarán todos los de tu pueblo
que tienen su nombre escrito en el libro. Muchos de los que duermen en
la tumba, despertarán: unos para vivir eternamente, y otros para
la vergüenza y el horror eternos”
Daniel 12: 1-2

+

+

“Entonces dijo a sus discípulos: «Se acerca el tiempo en que desearán ver el día
que el Hijo del Hombre regrese… Algunos les dirán: “Miren, allí está el
Hijo del Hombre” o “Aquí está”, pero no los sigan. Pues, así como el
relámpago destella e ilumina el cielo de un extremo a otro,
así será el día cuando venga el Hijo del Hombre”
Lucas 17: 22-25

+

+

“Los centinelas gritan y cantan de alegría, porque con sus propios ojos ven
al Señor regresando a Sión… El Señor ha manifestado su santo poder
ante los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la
tierra verán la victoria de nuestro Dios”
Isaías 52, 8-10

+

+

“Jesús le gritó a la multitud: «Si confían en mí, no confían solo en mí, sino también
en Dios, quien me envió. Pues, cuando me ven a mí, están viendo al que me envió.
Yo he venido como una luz para brillar en este mundo de oscuridad… no hablo
con autoridad propia; el Padre, quien me envió, me ha ordenado qué decir
y cómo decirlo. Y sé que sus mandatos llevan a la vida eterna”
Juan 12, 44-50

+

+

“¡Escuchen! Es la voz de alguien que clama: «¡Abran camino a través del desierto
para el Señor! ¡Hagan una carretera derecha a través de la tierra baldía…!
Entonces se revelará la gloria del Señor y todas las personas la verán”
Isaías 40, 3-5

+

+

“Alaben al Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo.
Nos envió un poderoso Salvador del linaje real de su siervo David, como lo
prometió mediante sus santos profetas hace mucho tiempo. Ahora
seremos rescatados de nuestros enemigos y de todos
los que nos odian”
Lucas 1, 68-79

+

+

“Hemos sido rescatados de nuestros enemigos para poder servir a Dios sin temor, en santidad
y justicia, mientras vivamos… Gracias a la tierna misericordia de Dios, la luz matinal
del cielo está a punto de brillar entre nosotros, para dar luz a los que están en
oscuridad y en sombra de muerte, y para guiarnos al camino de la paz”
Lucas 1, 74-79

+

+

“¡Señor, no hay nadie como tú! Pues eres grande y tu nombre está lleno de poder.
¿Quién no te temería, oh Rey de las naciones? ¡Ese título te pertenece
solo a ti! Entre todos los sabios de la tierra y en todos los
reinos del mundo no hay nadie como tú”
Jeremías 10, 6-7

+

+

“Él envió a su propio Hijo en un cuerpo como el que nosotros los pecadores tenemos; y en
ese cuerpo, mediante la entrega de su Hijo como sacrificio por nuestros pecados,
Dios declaró el fin del dominio que el pecado tenía sobre nosotros. Lo hizo
para que se cumpliera totalmente la exigencia… de la ley a favor de
nosotros, que ya no seguimos a nuestra naturaleza pecaminosa
sino que seguimos al Espíritu”
Romanos 8, 3-4

+

+

“Jesús le contestó: —¿Tú eres un respetado maestro judío y aún no entiendes estas cosas?
… si no me creen cuando les hablo de cosas terrenales, ¿cómo creerán si les hablo de
cosas celestiales? Nadie jamás fue al cielo y regresó, pero el Hijo del Hombre
bajó del cielo. Y, así como Moisés levantó la serpiente de bronce en un
poste en el desierto, así deberá ser levantado el Hijo del Hombre,
para que todo el que crea en él tenga vida eterna”
Juan 3, 10-15

+

+

“¿Cómo puede un hombre mayor volver al vientre de su madre y nacer de nuevo? Jesús le
contestó: —Te digo la verdad, nadie puede entrar en el reino de Dios si no nace
de agua y del Espíritu. El ser humano solo puede reproducir la vida humana,
pero la vida espiritual nace del Espíritu Santo. Así que no te
sorprendas cuando digo: ‘Tienen que nacer de nuevo’”
Juan 3, 4-5

+

+

“El Señor frustra los planes de las naciones y hace fracasar todas sus intrigas. Pero
los planes del Señor se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca
serán frustrados. Qué alegría para la nación cuyo Dios es el Señor,
cuyo pueblo él eligió como herencia”
Salmo 33, 10-12

+

+

“Cuando los regrese a su tierra, la gente dirá: ‘¡Esta tierra era baldía y ahora
se parece al jardín del Edén!… Entonces las naciones vecinas que hayan
sobrevivido sabrán que yo, el Señor, reedifiqué lo que estaba en
ruinas y volví a sembrar la tierra baldía…, lo he
dicho, y cumpliré mi palabra”
Ezequiel 36, 35

+

+

“…extenderé mi mano fuerte y mi brazo poderoso, y te traeré de regreso desde los
territorios por donde fuiste esparcido… Te examinaré cuidadosamente y te
obligaré a cumplir las condiciones del pacto. Te limpiaré de todos los
que se rebelen y se subleven contra mí. A ellos los sacaré de los
países adonde fueron desterrados, pero nunca entrarán en la
tierra de Israel. Entonces sabrás que yo soy el Señor”
Ezequiel 20, 34-38

+

+

“Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud, y por medio de El
reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la
sangre de su cruz, por medio de El, repito, ya sean las que están en la
tierra o las que están en los cielos”
Colosenses 1, 19-20

+

+

“El Señor lo llamó desde el monte y le dijo: «Comunica estas instrucciones a la familia
de Jacob…: “Ustedes vieron lo que hice con los egipcios. Saben cómo los llevé a
ustedes sobre alas de águila y los traje hacia mí. Ahora bien, si me obedecen
y cumplen mi pacto, ustedes serán mi tesoro especial entre todas las
naciones de la tierra; porque toda la tierra me pertenece”
Éxodo 19, 3-5

+

+

“Lo veo a él, pero no aquí ni ahora. Lo percibo, pero lejos, en un futuro distante.
Una estrella se levantará de Jacob; un cetro surgirá de Israel. Aplastará
la cabeza del pueblo de Moab… Tomará posesión de Edom y a Seir…
lo conquistará, mientras Israel marcha adelante en triunfo”
Números 24, 17-18

+

+

“El rey Nabucodonosor envió el siguiente mensaje a la gente de todas las razas, naciones y
lenguas del mundo: –¡Paz y prosperidad a todos! Quiero que todos conozcan las señales
milagrosas y las maravillas que el Dios Altísimo ha realizado en mi favor. ¡Cuán
grandiosas son sus señales y cuán poderosas sus maravillas! Su reino
durará para siempre, y su dominio por todas las generaciones”
Daniel 4, 1-3

+

+

“Durante el día, la nube del Señor quedaba en el aire sobre el tabernáculo y,
durante la noche, resplandecía fuego dentro de ella, de modo que
toda la familia de Israel podía ver la nube. Eso mismo
ocurrió durante todos sus viajes”
Éxodo 40, 35

+

+

“El Señor reconstruye a Jerusalén y trae a los desterrados de vuelta a Israel.
Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas. Cuenta
las estrellas y llama a cada una por su nombre. ¡Qué grande es
nuestro Señor! ¡Su poder es absoluto!¡Su comprensión
supera todo entendimiento!”
Salmo 147, 2-5

+

+

“Canten al Señor una nueva canción; canten sus alabanzas en la asamblea de los fieles.
Oh Israel, alégrate de tu Creador. Oh pueblo de Sión, regocíjate de tu Rey.
Alaba su nombre con danza… porque el Señor se deleita en su pueblo;
él corona al humilde con victoria”
Salmo 149, 1-4

+

+

“¡Que la gloria del Señor continúe para siempre!¡El Señor se deleita
en todo lo que ha creado!… Cantaré al Señor mientras viva… Que
todos mis pensamientos le agraden… que dejen de existir para
siempre los perversos. Que todo lo que soy alabe al Señor”
Salmo 104, 31-35

+

+

“Espera en el Señor y guarda su camino, y El te exaltará para que poseas la tierra…
He visto al impío… extenderse como frondoso árbol en su propio suelo. Luego
pasé, y he aquí, ya no estaba; lo busqué, pero no se le halló… los
transgresores serán destruidos a una… Mas la salvación de
los justos viene del Señor; El es su fortaleza en el
tiempo de la angustia”
Salmo 37, 34-39

+

+


“¡Señor, no hay nadie como tú! Pues eres grande y tu nombre está lleno de poder.
¿Quién no te temería, oh Rey de las naciones? ¡Ese título te pertenece
solo a ti! Entre todos los sabios de la tierra y en todos los
reinos del mundo no hay nadie como tú”
Jeremías 10, 6-7