“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el enero 29 de 2014:

+

+

Cuando Moisés vio la revelación de la gloria de Dios, que Él es bueno, amoroso, solícito, lleno de gracia y perdonador; cayó de rodillas y adoró. “Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró” (Éxodo 34:8)


La revelación de la naturaleza de Dios sobrecogió a este hombre. El vio cuan misericordioso y paciente es Dios con sus hijos, incluso con un pueblo terco, idólatra, y que le había ofendido. ¡Moisés fue tan conmovido por esta revelación, que salió de la hendidura de la peña, se postró a tierra y
adoró!


Es importante notar que esta es la primera vez que se menciona a Moisés adorando. Antes de esta revelación de la gloria de Dios, lo encontramos orando e intercediendo, gimiendo y rogándole a Dios por Israel; y hablando con Él cara a cara. Le oímos cantando alabanzas de victoria al Señor al otro lado del Mar Rojo y después, clamando al Señor en las aguas amargas de Mara. Escuchamos su clamor desesperado a Dios en Refidim, cuando el pueblo estaba preparado para apedrearlo por no proveer agua. Pero, esta es la primera vez que leemos las palabras: “Moisés adoró”.


Creo que este verso dice mucho a la iglesia hoy en día. Dice que un cristiano puede orar diligentemente sin haber adorado nunca de verdad. De hecho, es posible ser un guerrero de oración y un intercesor, y todavía no ser un adorador de Dios. Puedes pedir por tus hijos inconversos, orar por las necesidades de la iglesia completa, ser santo y humilde en busca del corazón de Dios… ¡y sin embargo nunca adorarle verdaderamente!


Ahora bien, no quiero añadir definiciones a las muchas que ya existen de lo que significa adorar. Ya se han publicado muchos libros sobre varias técnicas de adoración. Pero, en resumen, diré esto: ¡la adoración no puede ser aprendida!. Es un brote espontáneo, un acto de un corazón lleno de la revelación de la gloria de Dios y Su increíble amor por nosotros.


La adoración es una expresión de gratitud que reconoce que deberíamos haber sido destruidos por nuestros pecados hace mucho tiempo, mereciendo la ira de Dios por nuestras fallas y culpas, pero en lugar de eso, Dios llegó a nosotros con una gran revelación: “Aún te amo!”.


A este punto, Moisés ya no estaba intercediendo por los pecados de Israel, ni le estaba pidiendo dirección al Señor; no estaba pidiéndole a Dios un milagro de liberación, o poder, o sabiduría. ¡El estaba maravillado por la revelación de la gloria de Dios!


If this devotional has blessed you, please prayerfully consider supporting our ministry. The prayers and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/26310?src=devo-email

+

+

+