+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 30 de abril de 2014:

+

+

Jesús le dijo a sus discípulos: “Viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí” (Juan 14:30). Él estaba diciendo, en esencia: “Cuando Satanás viene a Mí, él no puede hallar un lugar. Estoy bajo la autoridad total de Mi Padre”.


De igual manera, Satanás no puede entrar en el cuerpo o en el espíritu de algún creyente que cuya vida esté completamente sometida a la Palabra de Dios. A él se le debe dar un lugar para que pueda tener terreno. Y eso sólo sucede cuando una persona sustrae del “precio de la heredad”. Déjame explicar.


En Hechos 5 una pareja llamada Ananías y Safira vendió una porción de su tierra y dio las ganancias a la nueva iglesia en Jerusalén. Pero, cuando pusieron la cantidad a los pies de Pedro, el apóstol se quedó perplejo. Él les preguntó: “¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? (Hechos 5:3). Tan
pronto como Pedro dijo estas palabras, Ananías cayó muerto ahí mismo y un minuto después, su esposa.


¿Cuál es la lección que Dios quería enseñar a la iglesia a través de esto? No creo que tenga nada que ver con el pedazo físico de terreno que pertenecía a Ananías y Safira. Más bien, tenía que ver con el territorio interno en sus corazones.


Esta pareja creía que podía ser 95 porciento obediente a Dios, pero mantenerse desobediente en una pequeña área y sentirse seguros. Habían escuchado la Palabra pura de Dios predicada, pero se rebelaron contra lo que sabían que era cierto. Se convencieron así: “Podemos servir al Señor y quedarnos con esto”. Esa era una mentira al Espíritu Santo.


Así, que la parte del precio con la que se quedaron no tenía que ver con dinero, sino con un pequeño terreno de codicia en sus corazones. Era una pequeña área lo suficientemente grande para darle a Satanás una fortaleza y con su propia y terca desobediencia, permitieron que el enemigo llenara sus corazones.


Por eso Pablo advierte: “Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27). El ejemplo de Ananías y Safira es claro: El precio de una vida vencedora no es poca cosa. Significa sujetar nuestras vidas completamente a la Palabra de Dios, sin lugares oscuros, deseos ocultos o rebeliones. No le des a Satanás ni una pulgada de terreno. Eso es todo lo que él necesita para entrar y establecer una base de poder.

+

+

The prayer and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/27575?src=devo-email

+

+

+

+