+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar,
¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un
solo líder y regresarán juntos del destierro.
Qué gran día será —el día de Jezreel—
cuando Dios plantará de nuevo a su
pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“Si yo no hubiera establecido mi pacto con el día ni con la
noche, ni hubiera fijado las leyes que rigen el cielo y la
tierra, entonces habría rechazado a los descendientes de
Jacob y de mi siervo David, y no habría escogido a uno
de su estirpe para gobernar sobre la descendencia de
Abraham, Isaac y Jacob”
Jeremías 33:25-26

+

+

“mi nombre será honrado desde la mañana hasta la noche
por gente de otras naciones. En todo el mundo
ofrecerán incienso dulce y ofrendas puras
en honor de mi nombre. Pues mi nombre
es grande entre las naciones”
Malaquías 1, 11

+

+

“Abraham siempre creyó la promesa de Dios sin vacilar… estaba
plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo
lo que promete. Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo. Y…
no fue solo para beneficio de Abraham, sino que quedó escrito
también para nuestro beneficio… Dios nos considerará
justos… si creemos en él, quien levantó de los
muertos a Jesús nuestro Señor”
Romanos 4, 20-24

+

+

“¡Él devorará a la muerte para siempre!… y quitará…los insultos y
las burlas contra su tierra y su pueblo… En aquel día, la gente
proclamará: «¡Este es nuestro Dios! ¡Confiamos en él, y él nos
salvó! Este es el Señor en quien confiamos.¡Alegrémonos
en la salvación que nos trae!»”
Isaías 25, 8-9

+

+

“Allí vi una corriente de agua que fluía hacia el oriente por debajo
de la puerta del templo… «Este río… atraviesa el desierto y
desemboca en el valle del mar Muerto. Esta corriente hará
que las aguas saladas del mar… se vuelvan puras y
dulces. Vivirán cantidad de criaturas… Florecerá
la vida a donde llegue esta agua”
Ezequiel 47, 1; 8-9

+

+

“Vendrá un día en que haré que hombres y animales abunden en
Israel y en Judá. Y así como estuve atento para arrancar…
destruir y causar daños, así también estaré vigilante
para construir y plantar… Ésta será la alianza que
haré con Israel en aquel tiempo: Pondré mi ley en
su corazón y la escribiré en su mente. Yo seré
su Dios y ellos serán mi pueblo”
Jeremias 31, 27-33

+

+

“Pues nosotros somos el templo del Dios viviente. Como dijo Dios:
– Viviré en ellos y caminaré entre ellos. Yo seré su Dios,
y ellos serán mi pueblo… yo seré su Padre, y
ustedes serán mis hijos e hijas”
2 Corintios 6, 16-18

+

+

»Alégrense con él, oh cielos, y que lo adoren todos los
ángeles de Dios…Pues él vengará la sangre de sus
siervos… Dará su merecido a los que lo odian
y limpiará la tierra para su pueblo»
Deuterenomio 32: 43

+

+

“Vosotros también, hijos de Sión, alegraos y gozaos
en YaHWéH, vuestro Dios; porque os ha dado la
primera lluvia a su tiempo, y hará descender
sobre vosotros lluvia temprana y tardía,
como al principio”
Joel 2:23

+

+

“Como colaboradores de Dios, les suplicamos que no reciban
ese maravilloso regalo de la bondad de Dios y luego no le
den importancia. Pues Dios dice: «En el momento preciso,
te oí. En el día de salvación te ayudé». Efectivamente,
el «momento preciso» es ahora. Hoy es el
día de salvación”
2 Corintios 6, 1-2

+

+

“La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y
la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra y la
justicia mirará desde los cielos. Jehová dará también
el bien y nuestra tierra dará su fruto. La justicia
irá delante de él y sus pasos nos
pondrá por camino”
Salmo 85, 10-13

+

+

“Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió
teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser
el padre de muchas naciones… la fe de Abraham no se
debilitó a pesar de… tener unos cien años de edad,
su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos,
igual que el vientre de Sara”
Romanos 4, 18-19

+

+