“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

*

+

Leamos con atención Ezequiel 34:10-12:


“ Así ha dicho YaHWéH el Señor:
He aquí, yo estoy contra los pastores;
y demandaré mis ovejas de su mano,

y les haré dejar de apacentar las ovejas;
ni los pastores se apacentarán más a sí mismos,
pues yo libraré mis ovejas de sus bocas,
y no les serán más por comida…”


Y Jeremías 23:3:


“ Y yo mismo recogeré el remanente
de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché,
y las haré volver a sus moradas..”


y Juan 10:3-4:


“…las ovejas oyen su voz;
y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.
Y cuando ha sacado fuera todas las propias,
va delante de ellas; y las ovejas le siguen,
porque conocen su voz.”


Y Ezequiel 34:12:


“Porque así ha dicho YaHWéH el Señor:
He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas,
y las reconoceré.
Como reconoce su rebaño el pastor
el día que está en medio de sus ovejas esparcidas,
así reconoceré mis ovejas”


En todos estos pasajes -y otros concordantes- se nos habla de una obra misteriosa: el momento en que YaHVéH tomará para si mismo su rebaño y lo pastoreará personalmente, entresacando sus ovejas de los apriscos en donde ahora están mezcladas con otras y en manos de pastores deficientes: “y demandaré mis ovejas de su mano“, ” y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas”, “Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen”.


Estas son afirmaciones de tremendas consecuencias que conmoverán a las iglesias de Cristo, y los días en que se manifestará esta obra misteriosa están muy cercanos.


En Zacarías 10:8 se dice relacionado con esto:


“Yo los llamaré con un silbido,
y los reuniré, porque los he redimido…”


Y en Juan 10:16:


“También tengo otras ovejas
que no son de este redil;
aquéllas también debo traer,
y oirán mi voz;
y habrá un rebaño,
y un pastor”.


Resumiendo, discernimos cuatro acciones proféticas:


1) ovejas serán entresacadas de rebaños en donde
son maltratadas por pastores “que se apacientan
a si mismos”,


2) ellas “oirán la voz” del Gran Pastor que
las redimió y que no es otro que nuestro
Señor Jesucristo/YeshuaHamashiaj,


3) y Él las guiará de retorno a Sión,
la tierra de la promesa que será
ampliada, restaurada, y llena de gloria (nota 1)


4) para así ser de nuevo un rebaño
bajo el cuidado de un solo Pastor:
el “Hijo de David”, el Renuevo Justo que
llamaremos: ‘YaHWéH Justicia Nuestra’.

+


-> después de Romanos 11:25

+


En Romanos 11:26 se nos habla de un momento en que habrá llegado la salvación para “todo Israel”. Será a continuación de que el número de “la plenitud de los gentiles” se haya completado, y hayan entrado en el Pacto todos los que “habían de ser salvos”. Esto es, cuando todos aquellos a los que “de antemano conoció” estén bajo la sangre expiatoria y redentora del Cordero.


Y vemos  un vertiginoso giro en el lenguaje profético entre el ver. 25 y el 26. De pronto aparece “todo Israel” y desaparecen los “gentiles”. Y esto que aparece de pronto es el ISRAEL DE DIOS, el remanente salvo, o la casa de Israel(Efraín) alcanzada entre las naciones que junto a un remanente salvo de Judá se unirán en un solo pueblo en el athid lavo y serán llamados JEZREEL.


Es también la Novia israelita con vestiduras blancas -que son las obras de justicia- a la espera del llamado de su Novio para partir hacia “la cena y las bodas del Cordero” celestiales.


Y este ISRAEL DE DIOS así manifestado son las “ovejas perdidas de la casa de Israel” que aceptaron el evangelio que les fue enviado, y han sido lavadas y justificadas por la sangre del Cordero. Vemos entonces muchos misterios develándose y el advenimiento de un momento singular en la historia de la redención.


Y en Apocalipsis (14:1) se nos muestran a las primicias de este ISRAEL redimido a que se refiere Romanos 11:26. Son “los que siguen al Cordero adonde quiera que va” (14:4). De nuevo la misma escena: el Gran Pastor -el Cordero redentor -seguido fielmente por los “que oyen su voz”. y están “en pie” sobre Sión cantando un cántico nuevo.


En estos días de aturdimiento de nuevas doctrinas y métodos “non santos” de culto y evangelización sepamos callar interiormente para así oír el “silbo apacible” en nuestro hombre interior. El momento en que seremos pastoreados directamente por Él está a las puertas.


-=-


nota 1)  antes de volver a Sión los redimidos -la Novia del Cordero- acudirán a la cena y las bodas celestiales del Cordero para volver a ser Esposa de YaHWéH.

+

+