+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

**

+

+

+

+

+

***

Pero ahora, sin la mediación de la ley,

se ha manifestado la justicia de Dios,

de la que dan testimonio la ley y los profetas.


Esta justicia de Dios llega,

mediante la fe en Jesucristo,

a todos los que creen.


De hecho, no hay distinción,

pues todos han pecado

y están privados de la gloria de Dios,

pero por su gracia son justificados

gratuitamente mediante la redención

que Cristo Jesús efectuó.

(Romanos 3:21-24)

+