+

“Por fin han llegado la salvación y el poder, el reino de nuestro Dios, y la autoridad
de su Mashiáj. Pues el acusador de nuestros hermanos —el que los acusa
delante de nuestro Dios día y noche— ha sido lanzado a la tierra.
…Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…
Apocalípsis 12, 10-12

+

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

” Canten al Señor una nueva canción, porque ha hecho obras maravillosas. Su mano derecha obtuvo una poderosa
victoria… El Señor anunció su victoria y reveló su justicia a toda nación. Recordó su promesa de amar
y de ser fiel a Israel. ¡Los extremos de la tierra han visto la victoria de nuestro Dios!
Aclamen al Señor, habitantes de toda la tierra; ¡prorrumpan en alabanza
y canten de alegría!”
Salmo 98, 1-4

+

+

“¡Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están
tus caminos! Atravesando el valle de lágrimas, lo cambian en fuente…
Irán de poder en poder; verán a Dios en Sión”
Salmo 84: 5-7

+

+

“¡Que la gloria del Señor continúe para siempre!¡El Señor se deleita en todo lo que ha creado!…
Cantaré al Señor mientras viva… Que todos mis pensamientos le agraden… que dejen
de existir para siempre los perversos. Que todo lo que soy alabe al Señor”
Salmo 104, 31-35

+

+

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos…
a sus ojos. Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a
sí mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le
dio gran gusto hacerlo. De manera que alabamos a Dios por la abundante gracia
que derramó sobre nosotros,los que pertenecemos a su Hijo amado”
Efesios 1, 4-6

+

+

“Ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y por el testimonio que dieron. Y no amaron tanto
la vida como para tenerle miedo a la muerte. Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos! ¡Y alégrense…
los que viven en los cielos! Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar, pues el diablo
ha descendido a ustedes con gran furia, porque sabe que le queda poco tiempo”
Apocalípsis 12, 11-12

+

+

“Y a los hijos de los extranjeros que sigan a YaHWéH … y abracen mi pacto… yo los llevaré
a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración… porque mi casa será llamada
casa de oración para todos los pueblos”
Isaías 56:6-7

+

+

“Derramaron aguas las nubes, tronaron los nubarrones, también tus saetas centellearon por doquier.
La voz de tu trueno estaba en el torbellino, los relámpagos iluminaron al mundo, la
tierra se estremeció y tembló… Como rebaño guiaste a tu pueblo
por mano de Moisés y de Aarón”
Salmo 77, 17-20

+

+

“Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia, Dios de nuestra salvación… el que sosiega el
estruendo de los mares… y el alboroto de las naciones. Por tanto, los habitantes de los
confines de la tierra temen ante tus maravillas. Tú haces alegrar las salidas
de la mañana y de la tarde”
Salmo 65, 5-8

+

+

“Yo detuve la lluvia cuando sus cosechas más la necesitaban. Envié la lluvia sobre una ciudad
pero la retuve en otra. Llovió en un campo, mientras otro se marchitaba. Pues el Señor es
quien formó las montañas, agita los vientos y da a conocer sus pensamientos a la
humanidad. Él convierte la luz del amanecer en oscuridad”
Amos 4, 7-11

+

+

“Acuérdate de enaltecer su obra,la cual los hombres contemplan… Él atrae las gotas de agua cuando el
vapor se transforma en lluvia… y se vierte en raudales sobre los hombres ¿Quién podrá comprender
cómo se expanden las nubes y el sonido atronador de su morada?… Con las nubes encubre
la luz…  y la tempestad proclama su ira contra la iniquidad”
Job 36, 24-33

+

+

“Habíamos oído de la gloria de la ciudad, pero ahora la hemos visto en persona… Es la ciudad de nuestro
Dios; él hará que sea segura para siempre. Oh Dios, meditamos en tu amor inagotable mientras
adoramos en tu templo… serás alabado hasta los extremos de la tierra; tu fuerte
mano derecha está llena de victoria. Que se goce la gente del monte Sión”
Salmo 48, 8-11

+

+

“Ustedes han estado conmigo durante mis tiempos de prueba. Así como mi Padre me concedió un reino,
yo ahora les concedo el derecho de comer y beber a mi mesa en mi reino, y se sentarán
sobre tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel”
Lucas 22, 28-30

+

+

“Pidan al Señor lluvia en la primavera, porque él forma las nubes de tempestad. Y él mandará abundante
lluvia de modo que cada campo se convierta en un buen pastizal…. »Yo fortaleceré a Judá y salvaré
a Israel; los restauraré a causa de mi compasión. Será como si nunca los hubiera
rechazado, porque yo soy el Señor su Dios, que escuchará sus lamentos”
Zacarías 10, 1, 6

+

+

“Extendió la mano desde lo alto y me tomó; me sacó de las muchas aguas. Me libró de mi poderoso
enemigo, y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo. Se enfrentaron a mí
el día de mi infortunio, mas el SEÑOR fue mi sostén”
Salmo 18, 16-18

+

+

“Es una voz que clama en el desierto: «¡Preparen el camino para la venida del Señor!…Rellenen
los valles, y allanen los montes y las colinas. Y entonces se revelará la gloria
del Señor, y todas las personas verán la salvación enviada
por Dios. ¡El Señor ha hablado!»”
Isaías 40, 3-5

+

+

“Aléjate del mal y haz el bien, y vivirás en la tierra para siempre. Pues el Señor ama la justicia
y nunca abandonará a los justos… poseerán la tierra y vivirán allí para siempre… Han
hecho suya la ley de Dios, por eso, nunca resbalarán de su camino”
Salmo 37, 29

+

+

“Él enviará una señal a las naciones lejanas y llamará con un silbido a los que están en los confines
de la tierra; ellos irán corriendo a Jerusalén… Rugirán sobre sus víctimas en aquel día
de destrucción… Si alguien extiende su mirada por toda la tierra, solo verá
oscuridad y angustia; hasta la luz quedará oscurecida por las nubes”
Isaías 5, 26-30

+

+

“Se acordó para siempre de su pacto; de la palabra que mandó para mil generaciones, la cual concertó
con Abraham, y de su juramento a Isaac. La estableció a Jacob por decreto, a Israel por
pacto sempiterno, diciendo: –A ti te daré la tierra de Canaán como porción
de vuestra heredad”
Salmo 105, 8-11

+

+

“Por fin han llegado la salvación y el poder, el reino de nuestro Dios, y la autoridad
de su Mashiáj. Pues el acusador de nuestros hermanos —el que los acusa
delante de nuestro Dios día y noche— ha sido lanzado a la tierra.
…Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalipsis 12, 10-12

+

+