+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar,
¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un
solo líder y regresarán juntos del destierro.
Qué gran día será —el día de Jezreel—
cuando Dios plantará de nuevo a su
pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+


Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy:  19  de julio del 2012:

+
+

Israel se rehusó a creer en el mensaje de Dios acerca de lo preciado que era delante de sus ojos. En su lugar, ellos prefirieron enfocarse en su condición -en sus problemas, debilidades, incapacidades- y dieron lugar a sus miedos.


Después de un tiempo, Dios perdió su paciencia hacia ellos y le dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos? Yo los heriré de mortandad y los destruiré…” (Números 14:11-12).


El Señor perdonó a Israel gracias a Moisés pero no les fue permitido entrar a la Tierra Prometida. En su lugar, ellos fueron asignados a vivir en el desierto, a una vida de temor constante y de dudas destructivas. Ellos fueron perdonados  -pero ¡eran miserables! Ellos habían perdido la esperanza, el descanso y la paz que venía de aceptar y creer cuán especial eran para Dios sus hijos.


Amado, la única vez que la paciencia de Dios hacia nosotros se agota es cuando nos rehusamos vez tras vez a aceptar lo mucho que Él nos ama y su deseo por vencer nuestras batallas. Inclusive hoy en día hay muchos cristianos que viven en un desierto creado por ellos mismos. Estos no cuentan con gozo ni victoria. Al observarlos usted podría pensar que Dios los ha olvidado desde hace años cuando en realidad Él los ha dejado en sus propias quejas y murmuraciones.


Gracias a Dios, Josué y Caleb entraron a la Tierra Prometida. ¡Y qué gozo ellos sintieron! Dios los bendijo grandemente y ellos se levantaron como árboles verdes en Su casa hasta su lecho de muerte. Ellos fueron hombres de poder y visión porque sabían que eran preciados para Dios.


A pesar de sus problemas y fallas, usted también es preciado para el Señor. No importa cuáles sean sus pruebas o batallas, usted puede ser un árbol verde en la casa de Dios, tal como Josué y Caleb lo fueron. Simplemente, agárrese de lo que Su Palabra promete: “Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.” (Salmos18:19). Este es el fundamento de la fe.
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/18971?src=devo-email
+
+