+

“¡Pero la Porcion de Jacob no es ningún ídolo! Él es el Creador de todo lo que existe,
incluido Israel, su posesión más preciada. ¡El Señor de los Ejércitos
Celestiales es su nombre!”
Jeremias 10, 16


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+


Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el enero 3 de 2014:

+

+

Quizás has renovado recientemente tu compromiso de orar con toda diligencia. O, quizás has consagrado tu mente y cuerpo a Dios como sacrificio vivo. Has clamado: “Ya no voy a andar más a medias. ¡Le entrego todo lo que tengo a Jesús!”.


Estos tipos de compromisos provocan la ira del diablo más que cualquier otra cosa. Él sabe que cualquiera que entrega su vida completamente a Dios es una gran amenaza para su reino. El diablo sabe muy bien que cualquiera que busca a Dios con todo su corazón lo encontrará y que los santos que oran prevalecerán.


Pero Satanás sabe que existe un tiempo entre el momento en que la oración se dice y cuando ésta es respondida. ¡Amado, este es el “poco tiempo” que tiene el diablo para obrar! El sabe que la viuda inoportuna clamó por un tiempo antes de ser oída. Y, de igual manera, nuestra respuesta llegará a su tiempo. ¡Entretanto, el diablo tratará de destruirnos mientras esperamos en el Señor!


El hecho es que Dios no se precipita cada vez que clamamos: “¡Señor, me entrego por completo a Ti!” Dios sabe que la consagración, la entrega y el hambre por Cristo no siempre acompañan a una experiencia de llanto emocional. Por lo tanto, Su Espíritu no responde hasta que vea en nosotros una determinación continua, algún tipo de evidencia de que no retrocederemos de nuestra hambre espiritual.


Satanás también reconoce esto. Él lo sabe pues observa en nuestras vidas cuando no hablamos en serio acerca de nuestra entrega al Señor. Y si no estamos hablando en serio, él no pierde su tiempo con nosotros, y nos deja solos en nuestra debilidad y pecado.


Pero en el momento en que observa verdadera devoción en nosotros, el deseo de ser libertados del pecado, una determinación de abandonar toda necedad y seguir a Cristo, entonces él sabe que su tiempo es corto. Él sabe que habrá sólo un breve tiempo antes de estar fuera de su poder y caminando en gloria, operando por fe, y viviendo en victoria. ¡Ahí es cuando él comienza a lanzar todo el infierno en contra nuestra!


Apocalipsis 12 nos dice: “Adelante cristiano, deja tu letargo, rinde tu cuerpo a Jesús como sacrificio vivo. ¡Busca a Dios con todo tu corazón, pero prepárate para enfrentar la prueba de tu vida, porque Satanás vendrá a ti con toda su fuerza!”


Satanás conoce tus puntos débiles y tratará de arrastrarte en un mar de pruebas y tentaciones. ¡Él está desesperado porque ve que estas al borde de la victoria, y sabe que su tiempo es corto!

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/25967?src=devo-email

+

+

+