+

“¡Pero la Porcion de Jacob no es ningún ídolo! Él es el Creador de todo lo que existe,
incluido Israel, su posesión más preciada. ¡El Señor de los Ejércitos
Celestiales es su nombre!”
Jeremias 10, 16


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 3 de junio de 2014:

+

+

“Caminó, pues, Enoc con Dios” (Génisis 5:24). La palabra en hebreo para caminó implica que Enoc caminaba hombro a hombro con Dios, conversando continuamente con Él y acercándose cada vez más a Él. Enoc vivió 365 años, o un “año” de años. En él, vemos un nuevo tipo de creyente. El Señor era toda su vida, tanto así que al final de su vida, no vio la muerte (Ver Hebreos 11:5).


Enoc aprendió a caminar agradando a Dios en medio de una sociedad malvada. El era un hombre común, con los mismos problemas y cargas que todos llevamos, no era un ermitaño que estaba en una cueva “escondiéndose para ser santo”. El tenía una vida, esposa, hijos, deberes y responsabilidades.


“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:24). Sabemos por Hebreos, que este versículo habla de cuando Enoc fue traspuesto y del hecho de que no gustó la muerte. Pero también se refiere a algo más profundo. La frase “y desapareció”, que se usa en Génesis 5, también significa “él no era de este mundo”. En su espíritu y sus sentidos, Enoc no era parte de este mundo impío, a medida que caminaba cada día con el Señor, se desligaba aun más de las cosas de este mundo. Como Pablo, moría diariamente a esta vida terrenal y era levantado en su espíritu a un reino espiritual.


Aun así, mientras caminaba sobre esta Tierra, Enoc llevó a cabo todas sus responsabilidades, pero ninguna de las exigencias de esta vida impedía su caminar con Dios.


Hebreos 11:5 dice claramente: “Antes que [Enoc] fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”. ¿Qué había en Enoc que agradó tanto a Dios? Era que su caminar con Dios producía en él, el tipo de fe que Dios ama.


Estos dos versículos no pueden estar separados: “Antes que [Enoc] fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:5-6). A menudo oímos este último versículo, pero rara vez en relación al anterior. Sin embargo, a lo largo de la Biblia y de toda la historia, aquéllos que caminaron con Dios de cerca se volvieron hombres y mujeres de profunda fe. Si la iglesia camina a diario con Dios, teniendo comunión con Él continuamente, el resultado será un pueblo lleno de fe, la verdadera fe que agrada a Dios.

+

+

The prayer and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/28022?src=devo-email

+

+

+