“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 11 de diciembre de 2013:

+

+

Muchos creyentes llegan a lugares de pruebas. A veces el Señor nos lleva a lugares similares a Mara, donde las aguas de la vida son amargas (ver Éxodo 15:22-23). Y una vez allí, nosotros también enfrentamos una sed insatisfecha, preguntas problemáticas y dudas graves. Tú puedes protestar: “No, ¡no me puedes comparar a esos israelitas idólatras y fornicarios! ¡No puedes decir que soy como ellos!”


Pero los pobres israelitas no reconocieron estas cosas sobre ellos mismos; no se dieron cuenta de lo que había en sus corazones hasta que llegó la hora de la prueba. Creo que lo mismo es cierto para el pueblo de Dios hoy. El profeta Jeremías escribe: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9).


Recuerda que este es el mismo pueblo que más adelante, tembló delante del Señor en el Monte Sinaí, después de oír Sus mandamientos, contestando rápidamente: “Todo lo que Dios ha dicho, haremos. ¡Vamos a obedecer cada orden!” Y los hijos de Israel fueron sinceros en cada palabra que decían. Estaban llenos del temor de Dios y convencidos de que no fallarían en
honrarlo. Pero no tenían idea de lo que había en sus corazones; en realidad, estaban en bancarrota espiritual.


Como ves, Israel vivía a través de la experiencia de su pastor y maestro, Moisés. No tenían fe propia y cuando Dios quitó a Moisés de en medio de ellos, ¡ellos apostataron en cuarenta días!


Lo mismo sucede con muchos cristianos hoy en día. Cuando oyen la Palabra de Dios predicada, ansiosamente se comprometen a someterse a ella con todo su corazón. Pero en realidad, están viviendo a través de la experiencia de alguien más. Se alimentan de audios de enseñanza, seminarios, revelaciones de sus pastores y no tienen su propia experiencia profunda con Cristo.


Amado, no puedes obtener la verdadera revelación de Dios a partir de alguien más. Un predicador puede motivarte e inspirarte, y podrás aprender a recitar preceptos bíblicos. Pero hasta que tengas tu propia experiencia con Jesús y
desarrolles una historia con Él, no podrás conocerlo. Su Palabra debe abrir camino en tu corazón hasta que se vuelva una experiencia viva.

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/25716?src=devo-email

+