“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

EEUU, JERUSALEN Y UN ACTO DE JUSTICIA

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el febrero 20 de 2014:

+

+

Adán y Eva trajeron engaño a su matrimonio y luego agravaron su rebelión al ocultarse de la presencia de Dios. Dios nunca se esconde, sólo el hombre lo hace. Dios estaba totalmente involucrado con ese primer matrimonio entre el primer hombre y la primera mujer y Él está igual de preocupado por todo matrimonio cristiano de hoy.


Pocos matrimonios pueden lograrlo si ambos se esconden de Dios. Muéstrame un matrimonio sin un cónyuge que esté cerca de Jesús y yo te mostraré un matrimonio con pocas posibilidades de sobrevivir. Al menos uno debe estar consultando diariamente al Señor. Lo mejor es que ambos cónyuges estén hablando con Él, pero si uno de ellos está huyendo de Dios, es de vital


importancia que el otro sea capaz de correr al lugar secreto de oración para pedir ayuda y dirección. Una esposa que ora, a menudo puede salvar su matrimonio, al igual que un marido que ora.


El amor por sí solo no es suficiente para mantener un matrimonio sólido, sólo el poder de Dios puede hacer eso. Ese poder está obrando ahora mismo, sanando y guardando matrimonios. Donde Jesús reina, el matrimonio puede lograrlo.


“Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría…sea gloria y majestad, imperio y potencia…” (Judas 24-25).


Sabemos que el gozo del Señor es nuestra fortaleza (ver Nehemías 8:10), así que, los matrimonios fuertes deben abundar en gozo. Cuando un matrimonio pierde su gozo, se vuelve débil y vulnerable.


Sí, todos los matrimonios enfrentarán desafíos. Es posible que haya enfermedad, problemas económicos, malos entendidos o dolor, pero la vida continúa. Dios está en el trono y tiene todo bajo control. Agradezco a Dios por una pareja que me quiere y planeo disfrutar de cada momento de mi vida y mantener el gozo fluyendo. Hay un tiempo para llorar, pero también hay un tiempo para regocijarse. ¡Lo bueno supera lo malo, así que levanta tus ojos y vive!

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/26595?src=devo-email

+

+

+