+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

+

+

+

+

los que el Señor ha redimido;
entrarán en Sión con cantos de alegría,

y siempre vivirán alegres.

Hallarán felicidad y dicha,
y desaparecerán el llanto y el dolor.
Isaías 35:10


“Alégrense los israelitas,
el pueblo de Sión,
porque Dios es su Creador y Rey.

Alégrense los fieles…,
y aun dormidos canten de alegría”.

Salmo 149:5


Tú, con tu poder, formaste las montañas,
desplegando tu potencia.
Tú calmaste el rugido de los mares,
el estruendo de sus olas…

tú inspiras canciones de alegría

Salmo 65: 6-8

*

+

A los redimidos les espera la herencia perpetua de los justos, esto es: la Sión en Gloria venidera. Pero la Palabra  une a esa herencia un gozo indescriptible, inefable. Un tiempo glorioso en el que no habrá lágrimas ni dolor. A veces no discernimos completamente esta parte de la promesa ¿Tus circunstancias de hoy no te invitan a un gozo completo sino mas bien que te afligen? Pues debes saber que la Promesa para ti es alegría. Una alegría imposible de conocer en este mundo, una que te hará explotar en canciones de alabanzas a tu Creador y Rey -”YaHWéH Justicia Nuestra”- que morará con Su pueblo en la gloriosa Sión venidera.

+

Y no podrás contener tu alegría ni aún cuando duermas. Sión es alegría, gozo indescriptible y para siempre.

+
+

Y ese gozo también forma parte de tu herencia.


***

+