“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

++


+

Hace unos años me interesé por conocer cual podría haber sido la fecha más probable para el nacimiento de Jesús/Yeshua. Era para mi evidente que el día y hora de la encarnación del Verbo tuvo que verse en el cielo sobre la aldea de Belen una configuración de constelaciones que, interpretada mediante la astronomía inspirada, aludiese al portentoso evento del pesebre.


Considerando referencias históricas que acotan la búsqueda finalmente encontré un cielo sobre Belén que armonizaba con ese portentoso evento e indica naturalmente un nacimiento virginal. Se trata del cielo del 8 de abril del año 6 a.C. a las 21:45. Y estos son -en lo que a mi respecta- el día y la hora del nacimiento de Jesús/Yeshua, el Verbo encarnado, y lo tomé como un estudio privado que no me interesó compartir para evitar contiendas sin frutos. Ese día y hora el cielo sobre la aldea de Belén era este:

+

+

+

+

Y lo archivé satisfecho con el resultado.

+

Ahora bien, en este sitio publicamos un artículo acerca del cielo sobre el monte Tepeyac el día y la hora en que se apareció la virgen al indio Juan Diego por primera vez. Fue un estudio que hice dos años atrás y en este caso -en la aparicion del Tepeyac- no había duda sobre fecha y lugar, era solo introducir ambas coordenadas en el programa astronomico y ver que daba. Y el resultado fue que sobre el monte Tepeyac el día 9 de diciembre de 1531 a las 7:05 horas de la mañana la configuración de las constelaciones en el cielo era esta (comentadas en el articulo citado):

+

+

+

+

Este ‘mapa del cielo’ es el que está grabado en el manto de la virgen. Ahora bien, en estos días -finales del año 2012- estuve visitando archivos de ‘mapas de cielo’ de diferentes estudios y de pronto me detuve. Me pareció que había alguna semejanza entre el cielo de Belén del estudio sobre el día de nacimiento de Jesús/Yeshua  y el cielo sobre el monte Tepeyac del día de la aparición de la virgen –la “Virgen de Guadalupe”- al indio Juan Diego.

+

Repare el lector la tremenda disparidad en tiempo y lugar de ambos cielos: en un caso se trata del cielo de una noche de Belén del año 6 a.C, y en el otro del amanecer sobre el monte Tepeyac –en México- el 9 de diciembre de 1531 ¿Podría haber alguna semejanza tratándose de fechas y lugares tan lejanos? Parecía muy poco probable, o  imposible, aunque los cielos obviamente “rotan” sobre todos los continentes. ¡Pero sin embargo a simple vista habia semejanza! Que observada más atentamente es mas que una semejanza: ¡las constelaciones sobre Belén y Tepeyac son, en los días y horas citados, las mismas! Solo que en un caso –Belén- es de noche (el fondo es negro en la representación gráfica) y en el otro –Tepeyac- es al romper del día (el fondo es azul en la representación gráfica).


Para que el lector lo perciba mejor los muestro uno al lado del otro:

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

¡Quede estupefacto! Y sin atreverme a hilar profundo sobre este maravilloso hallazgo, tal vez por estar muy conmovido, recordé lo escrito en el artículo “La virgen y el crucificado”:


“…todas las características somáticas de Jesús/ Yeshua fueron provistas por María/Myriam. De lo cual deducimos que Jesús/Yeshua fue en Su ministerio carnal ¡un Clon masculino de su madre!”.


Pues bien ambos “mapas del cielo”, el de Belén la noche de la encarnación del Verbo y el del monte Tepeyac en la primera aparición de la virgen cuya advocación sería llamada “Guadalupe” son un clon uno del otro. ¡Aleluya!

+

+