+

“No oyes el alboroto que hacen tus enemigos? ¿No ves que tus arrogantes adversarios se levantan?
Inventan intrigas astutas contra tu pueblo; conspiran en contra de tus seres preciados.
«Vengan —dicen—, exterminemos a Israel como nación; destruiremos hasta el
más mínimo recuerdo de su existencia”
Salmo 83: 2-4


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12
+

+

+

(04/02/15)


+
_____

+


JERUSALÉN, (27/12/06)
+

+
Desde hace aproximadamente 25 años, desde las provinicias de Manipur y Mizoram, llegan informaciones sobre una comunidad que retornó a la religión de sus antepasados: el judaísmo. Su descubrimiento les acercó a Israel y les reconoció como Bnei Menashe, los hijos de Menashe, aunque también se los conoce como Shinlung.

+

Con una mezcla de esperanza, expectativas y algo de preocupación, llegaron días atrás unos 50 miembros de la “tribu perdida”, varios de ellos justamente con el apellido Menashe, como Sara, de 78 años, que afirma: “Desde pequeña me enseñaron que el sueño de la familia era emigrar a Israel. Esta es la tierra de nuestros antepasados”.

+

Sara Menashe llegó con el corazón partido. Dejó cinco hijos en India pero, por otro lado, se reunió con una de sus hijas que vive en Israel, en el asentamiento de Kiriat Arba junto a Hebrón. Otros 166 inmigrantes de la misma comunidad debían llegar de India poco después. Se sumarían a un millar aproximadamente, que se instaló en Israel en los últimos años. Pero en India hay otros 7 mil que todavía no se sabe cuándo y cómo podrán venir. Viven concentrados en los estados de Manipur y Mizoram, en la frontera noreste de India.

+

Desde un punto de vista étnico, los Bnei Menashe son tibetano-birmanos, que en el siglo XIX se convirtieron al cristianismo. No tienen historia escrita, pero sus leyendas populares hablan de una patria lejana de la que se vieron desconectados en algún momento de la historia.

+

Una de las festividades que celebraban algunos grupos de los hoy considerados Bnei Menashe tienen reminiscencias de la historia judía a su criterio. Una canción que se refiere a un festival de la cosecha, habla de hechos que parecen sacados del libro de Éxodo: enemigos persiguiéndolos sobre un mar rojo y una columna de nubes. Las escenas tan parecidas a lo descrito en la historia de Moisés y la liberación de los judíos de Egipto y su cruce del desierto, es para esta comunidad, prueba de sus antecedentes históricos.

+

Según los Bnei Menashe, en 1951 uno de sus líderes tuvo un sueño según el cual Dios le ordenaba guiar a su comunidad en el camino de regreso a su religión anterior, el judaísmo, antes de la conversión al cristianismo, y volver además a su patria original, Israel. No está claro si alguien emprendió la marcha aunque la comunidad sostiene que sí, que algunos de sus líderes lo hicieron, acompañados de varios seguidores, pero que las difíciles condiciones del camino y la larga distancia les impidieron concretar su objetivo.

+
En los últimos años, se considera que aumentó en 50% la cantidad de creyentes en el origen judío de esta comunidad. Si bien no existen evidencias documentadas que vinculen a las tribus del noreste de India con el mito de las tribus perdidas de Israel, hubo inclusive misioneros cristianos que dijeron haber descubierto en zonas lejanas a descendientes de las mismas. La comunidad misma, hoy en día, afirma no tener dudas al respecto.

+

Pero al conducir el tema de su identidad al paso siguiente, el deseo de inmigrar a Israel, todo se tornó en un principio más complicado, ya que la Ley del Retorno -que da ciudadanía automática a todo judío que desee instalarse en el Estado judío- exige precisamente la confirmación de la identidad. Dadas las dudas y numerosos interrogantes al respecto, los Bnei Menashe pasaron un proceso de conversión oficial, supervisado por rabinos de Israel, previos preparativos para su práctica religiosa.

+

Un momento clave fue marzo de 2005, cuando uno de los dos rabinos supremos de Israel, el rabino Sefaradí Shlomo Amar, aceptó las afirmaciones de los Bnei Menashe respecto a su origen, al confirmar su práctica “devota” de la religión. Eso allanó el camino para que la comunidad pueda entrar a Israel con base en la Ley del Retorno.

+

27 de diciembre de 2006

tomado de: http://ceirberea.blogdiario.com/i2006-12/
+
+

+
+