+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

julio/2014

+

El Estado de Israel, hacia su interior, se divide en un mosaico de múltiples partes que quizás no siempre tengamos en cuenta en sus múltiples líneas de corte.  Podemos hacer cortes por la región, continente o país de origen de la población judía, sus creencias –ateos o agnósticos -que los hay muchos- o alineados con alguna las muy diversas líneas del judaísmo que van desde conservadores a ortodoxos o ultraortodoxos. También pueden ser de “izquierda” o “derecha” –en versiones muy especificas de estos términos-. Pueden haber ciudadanos cristianos de diversas denominaciones: de oriente u occidente, católicos u ortodoxos. O protestantes/ evangélicos.  Hay también judíos cristianos (no muy bien aceptados). Y podríamos seguir haciendo cortes. Pero el que nos interesa en este artículo es el de árabes y judíos.  Es decir, dentro del Estado de Israel hay ciudadanos árabes que incluso tienen representación parlamentaria. Por eso este país es un oasis en una región de férreas autocracias que distan mucho de lo que entendemos en occidente como un estado democrático.


En particular, el artículo que hoy compartimos nos habla de algo que no esperábamos: árabes cristianos que están siendo convocados por un sacerdote ortodoxo griego -Gabriel Nadaf- a integrar el Tsahal, es decir, el ejército de defensa israelí. Y vale la lectura de este articulo para enterarnos de este movimiento muy residual, es cierto,  pero de importancia testimonial. Recordemos que el servicio militar en Israel –como bien lo destaca el artículo- es un elemento de socialización e integración en la vida civil casi imprescindible, muy diferente a lo que sucede en la mayoría de los  países. Es un deber de todos los ciudadanos que es aceptado en la enorme mayoría de los casos con gran regocijo. Este es el link:

+

+

http://www.libertaddigital.com/opinion/ricardo-ruiz-de-la-serna/los-cristianos-y-el-ejercito-israeli-71502/

+

+

+