+

“¡Pero la Porcion de Jacob no es ningún ídolo! Él es el Creador de todo lo que existe,
incluido Israel, su posesión más preciada. ¡El Señor de los Ejércitos
Celestiales es su nombre!”
Jeremias 10, 16


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy: 17 de octubre del 2012:

+

+

Cuando el apóstol Pablo miró a las multitudes idólatras en Atenas, su espíritu se conmovió (Vea Hechos 17:16).  Igualmente, cuando yo miro por la ventana de mi apartamento cada noche, viendo las masas en Manhattan, experimento lo que Pablo sintió. Veo muchos edificios hermosos – desde el horizonte de Midtown Manhattan hasta la Estatua de la Libertad – sin embargo, todos ellos parecen lápidas! Están repletos de muertos vivientes, multitudes de personas que están muriendo y se van al infierno. Tengo que clamar a diario: “¡Señor, te necesitamos! Nosotros no podemos hacer nada para alcanzar a estas personas sin Tu dirección y sin Tu poder!”


Jesús sabía todo lo que Su iglesia enfrentaría en la actualidad, la oposición abrumadora, los muchos obstáculos. Y Él sabía exactamente lo que le acontecería a nuestra sociedad. Él sabía que habría un derrumbe moral, que la humanidad iría de mal en peor, y que un diablo enojado arrojaría un río infernal contra Su Iglesia.


Jesús no habría enviado a sus discípulos sin que Él supiera que el poder dado a ellos sería más que suficiente para satisfacer cada necesidad y oposición. Estos hombres que habían corrido de miedo cuando los soldados vinieron por Él, eran tímidos, temerosos, inexpertos y no calificados. Sin embargo, Jesús sabía que estos hombres –cuando se rindieran completamente al Espíritu Santo- harían milagros, pondrían en fuga demonios, y vencerían cada adversario y desafío.


Creo que las palabras de Jesús a sus discípulos desvalidos aplican a nosotros hoy: “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos…hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24:49).


Jesús estaba diciendo, en esencia: “Si ustedes tratan de evangelizar en su propia fuerza, en poco tiempo caerán de bruces. Conozco las batallas y los obstáculos que enfrentan y les daré un poder mayor que cualquier otro en el universo. Serán capaces de pararse frente a reyes, príncipes, gobiernos. Tendrán autoridad sobre demonios y principados. Pero no pueden hacer nada por Mí, a menos que estén llenos del Espíritu Santo.”

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/20034?src=devo-email

+