+

“¡Pero la Porcion de Jacob no es ningún ídolo! Él es el Creador de todo lo que existe,
incluido Israel, su posesión más preciada. ¡El Señor de los Ejércitos
Celestiales es su nombre!”
Jeremias 10, 16


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

+

+

+

*

“No os conforméis a este siglo,
sino transformaos por medio de la renovación
de vuestro entendimiento,
para que comprobéis cuál sea
a buena voluntad de Dios,
agradable y perfecta.”
(Romanos 12:2)

*

La renovación de nuestro entendimiento produce una transformación en nuestras vidas. Se dice que el 90% de las enfermedades son sicosomáticas, es decir son producidas por nuestra mente (pensamientos).


Nuestros pensamientos también afectan nuestro sistema inmunológico. Una persona negativa (con pensamientos negativos) es más vulnerable a la hora de enfermarse.


Cuando nos dice: “Transformaos”, la palabra en griego es “metamorfóo” y de este término griego surge la palabra “Metamorfosis”. Esta misma palabra es usada en otro versículo, veamos:


“Seis días después,
Yeshua tomó a Pedro,
a Jacobo y a Juan, y los llevó
aparte solos a un monte alto;
y se transfiguró delante de ellos.”
(Marcos 9:2)


En esta Metamorfosis, la apariencia de Yeshua cambió, ahora bien si usamos esta traducción con el versículo que encontramos en Romanos 12: 2 tendríamos:

+

“Transfiguraos por medio
de la renovación de vuestra mente (gr. nous)”


¿Cómo podemos experimentar esta “transfiguración”?


-> Por medio de la Palabra de Dios.


“Bienaventurado el varón que no anduvo
en consejo de malos, Ni estuvo
en camino de pecadores, Ni en silla
de escarnecedores se ha sentado;
Sino que en la ley del Señor está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.

Será como árbol plantado junto
a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.”
(Salmo 1:1-3)


-> Por medio de la oración.


“Y entre tanto que oraba,
la apariencia de su rostro se hizo otra,
y su vestido blanco y resplandeciente.”
(Lucas 9:29)

*

+