+

“Por fin han llegado la salvación y el poder, el reino de nuestro Dios, y la autoridad
de su Mashiáj. Pues el acusador de nuestros hermanos —el que los acusa
delante de nuestro Dios día y noche— ha sido lanzado a la tierra.
…Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…
Apocalípsis 12, 10-12

+

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

+

+

¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?
Lucas 2:49


En este versículo encontramos las primeras palabras registradas de Yeshua en el Nuevo Testamento. Hay una relación muy estrecha entre sus primeras palabras y sus últimas palabras antes de morir en la cruz.


“Cuando Yeshua hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”
Juan 19:30


¿Qué fue consumado en la cruz? . . . Los negocios del Padre.


Yeshua se ocupó de los negocios del Padre cuando estuvo en la tierra. Los negocios del Padre son:


-> Perdonar

-> Limpiar

-> Salvar

-> Liberar

-> Sanar

-> Restaurar

-> Prosperar

-> Bendecir


Todas estas cosas son diversos efectos de la redención que Yeshua vino a hacer efectiva derramando en el tormento de la cruz Su preciosa sangre como dádiva Misericordiosa del Padre (Juan 3:16).  Y hoy en día, nuestro Padre Celestial NO ha cambiado de negocios porque Él NO cambia, es inmutable en sus propósitos y promesas. Él es el eterno Redentor de su Pueblo Santo y será el Dios de toda la tierra (Isaías 54:5).


De modo que todo lo que hizo Yeshua nos muestra lo que hay en el corazón del Padre ya que el habito en su seno desde la eternidad (Juan 1:18). Por eso, en Juan 14:9 leemos:


“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”


Yeshua dependía, cien por cien, de su Padre, siempre hizo la voluntad del Padre.


“No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.”
Juan 5:30


->  Yeshua salvó a los perdidos porque la voluntad del Padre es salvación.

->  Yeshua perdonó a los pecadores porque la voluntad del Padre es perdón.

->  Yeshua liberó a los cautivos porque la voluntad del Padre es liberación.

->  Yeshua sanó a los enfermos porque la voluntad del Padre es sanidad.

->  Yeshua dio de comer a los hambrientos porque la voluntad del Padre es la provisión. Y cuando alimentó a la multitud hambrienta hizo que sobrasen panes y peces porque la voluntad del Padre es la abundancia.


Yeshua recibió la unción del Espíritu Santo para llevar a cabo los negocios del Padre.


“El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
A predicar el año agradable del Señor.”
Lucas 4:18


->  Las buenas noticias a los pobres son que pueden salir de su pobreza.

->  Las buenas noticias a los quebrantados de corazón son que pueden ser sanados, sus heridas pueden ser curadas.

->  Las buenas noticias a los ciegos son que pueden recibir la vista.

->  Las buenas noticias a los cautivos son que pueden ser libres.

+

Yeshua sigue llevando a cabo los negocios del Padre, sigue salvando, sanando, liberando, restaurando, supliendo…


“YeshuaHaMashiaj/Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.”
Hebreos 13:8


La Biblia dice que Yeshua apareció para deshacer las obras del diablo (I Jn. 3:8): la depresión, la opresión, la enfermedad, la pobreza, la miseria . . . Yeshua nos dijo que el ladrón viene a robar, matar y destruir. El diablo roba, mata y destruye, pero, gracias a Dios, Yeshua nos da vida y una vida en abundancia.


“El Mesías nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición”
Gálatas 3:13


Cuando una persona bajo el Antiguo Pacto desobedecía la Ley de Dios, venía una maldición sobre esa persona, podía ser pobreza, enfermedad, dolencias, derrota y en algunos casos, podía ser incluso la muerte. Pablo se refiere a estas consecuencias de la desobediencia a la Ley de Dios y afirma que Yeshua nos redimió de todo esto: pobreza, enfermedad, dolencias, muerte…


Muchas veces pensamos que  lo que Dios nos da, nadie nos lo puede quitar, pero esto no es verdad, la verdad es que nuestro enemigo viene a robarnos y si no estamos alertas, si no le resistimos, podrá robarnos lo que Dios nos ha dado.


“retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”
Apocalipsis 3:11


Debemos retener todo lo que Dios nos ha dado y nos da. Una de las cosas que el diablo va a intentar robarnos es la Palabra de Dios. En la parábola del sembrador vemos como el diablo roba la Palabra de Dios de los corazones de algunos hombres.


“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.”
Lucas 8:11 y 12


En la Palabra de Dios encontramos lo que Yeshua ha hecho por nosotros, lo que somos en Él, lo que Él nos ha dado, por eso, el diablo intentará robarnos la Palabra, el diablo sabe la importancia de la Palabra de Dios, sabe que la Biblia es la verdad acerca de la Verdad y que la verdad cuando es conocida es la verdad que nos libera.


Debemos retener todo lo que Dios nos ha dado: su Palabra, sus promesas, su gozo, su victoria, su paz…


El diablo quiere arruinar nuestras vidas, nuestro matrimonio, nuestra familia, pero Yeshua ha venido para destruir las obras del diablo, ha venido para salvarnos, limpiarnos, liberarnos, sanarnos, restaurarnos, bendecirnos . . . estos son los negocios del Padre.

+

+