“Y vosotros sois los que habéis permanecido conmigo…
Yo…os asigno un Reino, como mi Padre me lo asignó a mí,
para que comáis y bebáis a mi mesa”
Lucas 22:28-30

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 27  de setiembre de 2013:

+

+

Dios incluye una condición para Su presencia en nuestras vidas y está en 2 Crónicas 15. En el capítulo anterior, el rey Asa había dirigido los ejércitos de Judá a una gran victoria sobre el ejército de un millón de hombres de Etiopía. Sin embargo, Asa testificó que fue la presencia de Dios la que había dispersado al enemigo.


“Y clamó Asa a Jehová su Dios, y dijo: ¡Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos, oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos, y en tu nombre venimos contra este ejército…Y Jehová deshizo a los etíopes delante de Asa” (2 Crónicas 14:11-12).


Mientras Asa y sus ejércitos llevaban la procesión triunfal de regreso a Jerusalén, un profeta llamado Azarías les dio el alcance a la puerta de la ciudad con este mensaje de parte de Dios: “Oídme, Asa…Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará. Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios…pero cuando en su tribulación se convirtieron a Jehová Dios de Israel, y le buscaron, él fue hallado de ellos”(15:2-4).


Aquí está el secreto de conseguir y mantener la presencia de Dios en tu vida. El Señor recordó a Asa, a quemarropa, sin tapujos: “Asa, nunca olvides cómo obtuvieron esta victoria. Me buscaron con todo su corazón cuando estaban en
problemas y Yo les envié Mi presencia. ¡Fue Mi presencia la que hizo huir a sus enemigos!”


Ahora, Azarías le decía a Asa: “¿Te acuerdas cómo era el reino antes de que fueras rey? Todo estaba fuera de orden, sin ley, sin orientación, sin enseñanza justa. Nadie respetaba la ley, ¡cada cual hacía lo suyo!”


Ésta no es una teología complicada. Cualquiera puede tener la presencia permanente del Señor si él o ella simplemente buscara al Señor para ello.


“[El Señor] será hallado de vosotros” (15:2). La palabra hebrea que se encuentra aquí es matsa, que significa “Su presencia, brotando, para bendecir”. En resumen, este versículo nos dice: “Busquen al Señor con todo tu corazón y Él vendrá a ustedes con Su presencia. De hecho, ¡Su presencia será un poder omnipotente que emana de sus vidas! “

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/24501?src=devo-email

+

+

+