“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson que nos llegó hoy: 23 de mayo del 2011:
+

+

Nuestra gran necesidad de paciencia se repite a lo largo del libro de Hebreos:


•  “Cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo diciendo….Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa. (Hebreos 6:13-15).


•  “A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas” (6:12).


•  “Pues os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (10:36).


Dios nos ha dado maravillosas promesas -romper toda atadura del pecado, darnos poder para vencer todo dominio del pecado, darnos un nuevo corazón, limpiarnos y santificarnos, conformarnos a la imagen de Cristo. Su palabra nos asegura, “A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría”(Judas 24).


No obstante, Dios hace todas estas cosas en su tiempo, acorde a su itinerario divino. Él no tiene fechas límite que lo presionen. Él ignora todas las demandas que apelan a una cura instantánea y total. En resumen, la verdadera fe demanda de nuestra parte que pacientemente esperemos en el Señor. Nuestra respuesta a Él debiera ser, “Señor, yo creo que tú eres fiel a tu Palabra. Y por el poder de tu Espíritu dentro de mi, voy a esperar pacientemente hasta que hagas que estas cosas sucedan en mi vida. Mi responsabilidad es permanecer en la fe, esperando en ti.”


Tal vez usted soportará terribles tribulaciones y tentaciones. E incluso usted podrá escuchar horribles mentiras que Satanás le suspirará al oído. En ocasiones, usted podrá fallar. Es más, usted podrá preguntarse si algún día alcanzará la meta. Sin embago, mientras usted soporte sus aflicciones, si usted simplemente se agarra de su fe con paciencia -confiando en que Dios está obrando, guardando su Palabra, siendo Jehová Tsidkenu — Él lo verá como justo. Él ha hecho un juramento, “Por fe, usted recibirá la promesa.”


Pablo nos brinda lo que Dios define como justo en Romanos 4:20-23: “[Abraham] Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció por la fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido. Por eso, también su fe le fue contada por justicia. Pero no solo con respecto a él se escribió que le fue contada.”


La Biblia no lo puede dejar más claro. La justicia es creer en las promesas de Dios, estar completamente convencidos de que Él cumplirá su palabra. De manera contraria, la incredulidad es tambalearse ante sus promesas, dudar que Dios hará lo que prometió.


+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/13466

+

+