“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+


“Nuestro Dios viene, pero no en silencio: delante
de él, un fuego destructor; a su alrededor,
una fuerte tormenta”.
Salmo 50:3

+

En otros artículos de este sitio advertimos que viene Juicio sobre EE.UU. por causa de su apostasía como sucedió con el reino de Jeroboam II. En realidad el juicio sobre este mundo comienza con el de esa gran nación. Y este no será a manos de sus enemigos, sino producto de desastres naturales obra de Dios/Elohim en contrapunto fatal con problemas internos. Claro que hay allí siervos del Reino que Lo esperan cada día y lo predican con unción al mundo. Su continua oración retarda la Ira, pero no por mucho tiempo. De muchas manera el Gran Pastor esta convocando a Su rebaño fiel, y esto incluye remover los fundamentos de las iglesias establecidas. En ellas hay inquietud porque las gavillas de trigo están siendo cortadas de modo de estar prontas para ser trasladadas. Y para ser separadas de la cizaña. Cuando Job le preguntaba a Dios/Elohim sobre cual era la causa que había provocado el desmoronamiento de su mundo siendo él un hombre justo Dios/Elohim -YaHWéH- se le manifestó por fin en un torbellino (Job 38:1) –palabra que podemos traducir por ‘tornado’ o ‘fuerte tempestad’-. Y no contestó ninguna de sus demandas sino que mas bien hizo preguntas retóricas a Job que implícitamente demostraban que era Él -YaHWéH- Quien tenía Autoridad para decidir las cosas en este mundo que es su creación. De alguna forma Job ejemplifica el estado de desencanto de muchos creyentes fieles en estos días. Y dice Job 37:5:


“Cuando Dios hace tronar su voz,
se producen maravillas;
suceden grandes cosas
que nadie puede comprender”


Algo está siendo desechado para que venga algo mejor. Y eso produce dolor a quienes no tienen una perspectiva de esperanza en el mundo venidero/athid lavo. Aquellos que sufrieron los tornados asesinos que por estos días sorprendieron a los EE.UU. -escrito el 2011/06/11- manifiestan que ellos producen un ruido poderoso y sobrecogedor, muy difícil de describir. Es la voz de Dios que anuncia grandes cosas. Nuestro Dios no viene en silencio, pero es Su venida lo único que es cierto como el alba, no las promesas de los hombres. Habrá una voz de Dios/Elohim -YaHWéH- para los hijos de la ira y un silbo apacible para los escogidos. Habrá juicio para unos pero también salvación portentosa para un remanente santo -que volverá a una gloriosa Sión-. Dice Zacarías 9:16:


“Cuando llegue ese día,
yo salvaré a mi pueblo
como salva el pastor a su rebaño;
y cuando ya estén en su tierra,
brillarán como las joyas de una corona”.

+

Amen y amen

+

+

+

Dice el Salmo 50:4-6:


“Desde lo alto,
Dios llama al cielo
y a la tierra a presenciar
el juicio de su pueblo:


Reúnan a los que me son fieles,
a los que han hecho
una alianza conmigo
…el cielo declara
que Dios es juez justo”.

+