“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 10 de abril de 2014:

+

+

Dios todavía nos está hablando claramente hoy. Su voz celestial todavía está sonando poderosamente a través de toda la tierra, y esa voz viene de un hombre: Jesús, quien está sentado a la diestra del Padre. Considera estas
palabras de Hebreos:


“Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando;


“Sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.


“Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.” (Hebreos 12:18-28).


¿Entiendes lo que dice este pasaje? Cuando Dios habló por primera vez, el pueblo respondió: “No nos hables desde el cielo nunca más. Háblanos a través de un hombre.” Y Moisés profetizó: “Tal cual ustedes ha pedido, Dios va a levantar un profeta. Él será completamente humano y les hablará las palabras de Dios.”


Jesús fue ese profeta prometido. Fue la encarnación de Dios, el Señor en cuerpo humano. Él tuvo un ministerio en la tierra como hombre y una multitud de testigos lo vieron ascender al cielo también como hombre. Ahora Él tiene un cuerpo espiritual, el cual es su iglesia. Pero Jesús todavía es un hombre de carne y hueso, aún sensible a los sentimientos humanos que todos experimentamos.


Hoy, en estos últimos días, Dios está hablando una vez más desde el cielo y nos está diciendo que va a sacudir todo lo que vemos.

+

+

The prayer and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/27301?src=devo-email

+

+

+