“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+


El libro de Oseas -el mas citado en los evangelios– relata la sentencia de YaHWéH al norteño reino de Israel (Efraín) por su apostasía, a saber: el destierro sin memoria entre las naciones de su población.


A los descendientes de este pueblo apostata la profecía llama “hijos de Israel” o “casa de Israel” o “Efraín”. Otros nombres  son ”Jacob” o ”José”. Sin embargo, junto con este terrible castigo, el profeta Oseas anuncia que la Misericordia de YaHWéH alcanzaría a un remanente del pueblo desterrado para retornarlo a Sión. Este retorno será en el momento inaugural del reino mesiánico -que es el “reino de los Cielos” o “reino de Dios” que anuncian los evangelios, o la restauración del “Tabernáculo de David” de que habla Amos-. En ese momento un remanente de Israel(Efraín) retornará a la gloriosa Sión venidera y se re-unirá con un remanente de Judá para restaurar el ISRAEL de doce tribus, que será el ISRAEL DE DIOS/JEZREEL.


De modo que una forma de entender el Nuevo Pacto y sus misterios de muerte/nuevo nacimiento, es verlo como la provisión divina de un “rescate” para un remanente escogido y fiel de esa parte de Su pueblo que fue excomulgado -separado- de la comunidad de ISRAEL por YaHWéH debido a su enconada rebeldía al que finalmente Su Misericordia alcanzó.


Esta Misericordia extendida al apóstata “Efraín” cuando ya estaba mezclado con las naciones y sin memoria de sus raíces, se anuncia vivamente en los siguientes pasajes:


“¿No es Efraín hijo precioso para mí?
¿no es niño en quien me deleito? …
Por eso mis entrañas se conmovieron por él;
ciertamente tendré de él misericordia,
dice YaHVéH”.
(Jeremías 21:20)


“Yo sanaré su rebelión,
los amaré de pura gracia;
porque mi ira se apartó de ellos”.
(Oseas 14:4)


Que es el anuncio del evangelio. Vamos a ver esto mas de cerca:


-> el divorcio entre YaWHéH y el adúltero Efraín y la promesa de una reconciliación futura.

+

En el primer capitulo de Oseas se relata uno de los dramas personales/proféticos mas conocidos de las Escrituras. Allí YaHWéH le ordena al profeta Oseas:


“Ve, tómate una mujer fornicaria,
…porque la tierra fornica
apartándose de YaHWéH”


Esto expresa el punto de vista divino: la prostituta Gomer es el pueblo rebelde de Israel(Efraín) que adulteró con los dioses fenicios Baal y Astarte abandonando el culto al Dios/Elohim de ISRAEL. Y Gomer le da al profeta Oseas tres “hijos de fornicación” que reciben cada uno un nombre profético.  El primero es Jezreel: “Dios siembra” (nota 1); el segundo Lo-ruhama: “No me compadeceré”, y el tercer nombre de estos hijos expresa proféticamente el juicio mas severo y definitivo:


“Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ammi,
porque vosotros no sois mi pueblo,
ni yo seré vuestro Dios”.


La suerte estaba echada para el adúltero “Efraín”: YaHWéH ya no lo llamaría “pueblo mío” y quedaba así desheredado de la promesas eternas hechas a la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob.


Y luego de estos “hijos de fornicación” el profeta Oseas es llamado por YaHWéH a desechar a Gomer. Y escuchamos así la dolorosa queja del profeta luego de la separación matrimonial:


“contended con vuestra madre,
contended, porque ella no es mi mujer,
ni yo su marido…
Porque su madre se prostituyo;
la que los dio a luz se deshonro…
Por tanto he aquí que yo rodeare
de espinos su camino…
seguirá a sus amantes y no los alcanzará;
los buscará y no los hallará…”
(Oseas 2:2)


Y en esta queja se anuncia el destierro de “Efraín” en medio de “espinos”, en el “desierto”, lejos de la tierra de la promesa.


Pero de pronto, la vertiginosa sinopsis profética de este primer capitulo da un giro: la ira de YaHWéH con Efraín se tornaría en Misericordia. Y aquel de su descendencia que fuera tocado por ella sería absuelvo de culpas y restituido a la tierra de la cual fue echado. Y este remanente fiel de Efraín, también llamado “remanente de Israel”, sería numerosísimo:


“Con todo será el numero de los
hijos de Israel como la arena del mar
que no se puede medir ni contar.
Y en el lugar en donde les fue dicho:
Vosotros no sois pueblo mío,
les será dicho:
Sois hijos del Dios viviente.”
Oseas 1:10

+

-> reedificando el Tabernáculo del David mediante el evangelio


Cuando los discípulos preguntaron al Maestro resucitado: “Señor ¿restauraras el reino de Israel en este tiempo?” (Hechos  1:6) se referían a este momento tan esperado en que un remanente de los descendientes de los “hijos de prostitución”/ “hijos de Israel”/ “casa de Israel”/ “Efraín” volverían a ser pueblo santo y serían reunido con un remanente también salvo de “Juda” para restaurar así el “Tabernáculo caído de David”. Y cuando Jacobo hace un resumen de las palabras del apóstol Pedro en el primer concilio de la iglesia –el concilio de Jerusalem- profundiza sobre el significado profético de la etapa que venia, la era apostólica y de la iglesia universal, la predicación del evangelio:


“Y con esto concuerdan las palabras
de los profetas, como esta escrito:
Después de esto volveré
Y reedificare el tabernáculo de David,
que esta caído;
Y reparare las ruinas,
y lo volveré a levantar.
Para que el resto de los hombres
Busque el Señor. Y todos los gentiles,
sobre los cuales es invocado mi nombre
Hechos 15: 16-27


De modo que el Nuevo Pacto es el inicio de la restauración del “Tabernáculo caído de David” (Amós 9:11). La evangelización a las naciones fue/es el proceso mediante el cual se invoca el nombre de YaHWéH en la Persona de Su Hijo sobre la descendencia de “Efraín”/”casa de Israel” gentilizada para de ella extraer un “pueblo para su nombre” (“pueblo santo”). Y así el pueblo divorciado/ desterrado de Efraín ahora tendría una oportunidad de volver al redil de YaHWéH y ser de nuevo Esposa.

+

-> el Nuevo Pacto/Matrimonio: las bodas del Cordero


De modo que el destierro de “Efraín” es asimilado a un “divorcio” en el primer capítulo de Oseas, y su restauración mediante la Misericordia de YaHWéH -que es Jesús/Yeshua- es asimilado a un nuevo matrimonio: las bodas del Cordero.

+

Volvamos al drama escenificado por Oseas para confirmar estas cosas: lo habíamos dejado rechazando a por esposa a la prostituta Gomer. Pero ahora YaHWéH le pide ¡que la tome de nuevo como su esposa fiel para siempre!:


“Me dijo otra vez YaHWéH:
Ve, ama a una mujer amada de su compañero,
aunque adúltera,
como el amor de YaHWéH
para con los hijos de Israel,
los cuales miran a dioses ajenos, …
Y le dije: Tú serás mía durante muchos días;
no fornicarás, ni tomarás otro varón…”
Oseas 3:1-3


“Y te desposare conmigo para siempre;
te desposaré conmigo en justicia,
juicio, benignidad y misericordia”
Oseas 2:19


Es el anuncio profético de las bodas del Cordero. En esta gloriosa ceremonia nupcial celestial cuyo gozo no podemos imaginar el remanente salvo de “Efraín” se tornará -como dijimos- de nuevo en “pueblo santo”, su adulterio habrá sido olvidado para siempre y estará legalmente autorizado para retornar a la tierra de donde fue echado. Y lo hará detrás del Jinete del caballo blanco con ropas manchadas de sangre:


“Entonces vi el cielo abierto,
y había un caballo blanco.
El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero…
Estaba vestido de una ropa teñida en sangre
y su nombre es: La Palabra de Dios.
Los ejércitos celestiales,
vestidos de lino finísimo,
blanco y limpio,  lo seguían …”
Apocalipsis 19:11-14)


Así el juicio de divorcio de Israel(Efraín) será sustituido por un nuevo matrimonio, esta vez eterno. Leamos el gozo que esto significa:

+
“Gocémonos y alegrémonos
y démosle gloria; porque han llegado
las bodas del Cordero,
y su esposa se ha preparado…
Bienaventurados los que son llamados
a la cena de las bodas del Cordero”
Apocalipsis 7:9


Será la “esperanza bienaventurada” por fin alcanzada, el éxito en la carrera propuesta a los santos, el galardón de la “buena batalla”, el Reino de los Cielos sobre la tierra, el “Tabernáculo de David” restaurado, la promesa mesiánica hecha realidad. ¡Aleluya!

+

+

nota 1): Jezreel significa “Dios siembra”, la dispersión de Israel(Efraín) entre las naciones significó la siembra de la simiente de Abraham -y luego de la Palabra- en los “cuatro confines” de la tierra.

+

+