+

“Pero Moisés trató de apaciguar al Señor su Dios. —… ¿por qué estás tan enojado con tu propio pueblo …
!Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob. Tú mismo te comprometiste… diciendo:
“Haré que sus descendientes sean tan numerosos como las estrellas del cielo, y entregaré
a sus descendientes toda esta tierra que prometí darles, y ellos la poseerán para
siempre”. Entonces el Señor cambió de parecer…”
Éxodo 32, 11-14


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

*

+

“Cuando estoy acostado, digo:
‘¿Cuándo me levantaré?’
Mas la noche es larga y estoy lleno
de inquietudes hasta el alba”.
Job 7:4

*

Hay noches en que nos asaltan temores, y la angustia se nos pega hasta el amanecer. Pero el rayar el alba nos vuelve la esperanza en la Roca de nuestra salvación que es nuestro culto racional.


Dice Éxodo 14:24 24:


“Aconteció a la vigilia de la mañana,
que YaHWéH miró el campamento de los egipcios
desde la columna de fuego y nube,
y trastornó el campamento de los egipcios”.


Y el Salmo 46:4-6:


“Un río alegra con sus brazos la ciudad de Dios,
la más santa de las ciudades del Altísimo.
Dios está en medio de ella, y la sostendrá;
Dios la ayudará al comenzar el día”.


Dios nos ayudará al comenzar el día, en la vigila de la mañana. Él trastornará el campamento de nuestros temores y estos dejarán de ser. Entonces sentiremos el fluir transparente del río que alegra la ciudad de Dios, cantando en nuestro espíritu.


Esto se aplica a nuestros días en que las tinieblas parecen cubrir a los hijos de Dios. Pero sabemos que Su venida es cierta como la llegada del alba y será con lluvia de bendiciones para los redimidos:


“Esforcémonos por conocer a YaHWéH:
cierta como el alba es su salida.
Vendrá a nosotros como la lluvia,
como la lluvia tardía y temprana viene a la tierra”.
Oseas 6:3

+

+