+

“No oyes el alboroto que hacen tus enemigos? ¿No ves que tus arrogantes adversarios se levantan?
Inventan intrigas astutas contra tu pueblo; conspiran en contra de tus seres preciados.
«Vengan —dicen—, exterminemos a Israel como nación; destruiremos hasta el
más mínimo recuerdo de su existencia”
Salmo 83: 2-4


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

++
+

“Porque se ha encendido el fuego de mi ira, y arderá
hasta las profundidades del seol; devorará
la tierra y sus frutos, y abrasará los
fundamentos de los montes”
Deuterenomio 32:22

+

+

En los años 90’ se conoció esta noticia: una exploración geológica en Siberia fue abruptamente suspendida debido a una causa extraña que aterrorizo a sus participantes. Los trabajos consistían en perforar hasta nueve millas – casi 15 kilómetros – de profundidad para estudiar los estratos profundos de la corteza terrestre. Pero luego de descender varias millas la mecha comenzó a girar alocadamente como si hubiera llegado a un espacio vacío. Entonces el director de la exploración –el Ing. Viktor Azzakov– decidió hacer descender un micrófono de alta sensibilidad a los efectos de escuchar los diferentes niveles tectónicos y ver si obtenía alguna pista sobre el lugar en donde la mecha parecía indicar un espacio hueco. Y este fue el relato del propio Azzakov sobre lo que escuchó:

+


“Se oía un ruido lejano que pensamos provenía de
una dificultad en nuestros equipos, pero después
de hacer varios ajustes nos dimos cuenta de que
en realidad venía del centro de la Tierra. Apenas
podíamos creer lo que oíamos. Lo que
estábamos escuchando parecían ser
voces humanas gritando de dolor”.

+


Se dice que Moscú, en ese mismo momento, ordenó poner fin a la perforación y a la investigación geológica y no se volvió a hablar más –oficialmente- de ella.


Es imposible contrastar información que permita confirmar la veracidad de este relato. El secretismo, tanto de la ex-URSS, como de la Rusia actual, es muy eficiente en destruir información y acallar testigos. Todo allí es una gigantesca caja negra. Pero, por lo menos para mi, este relato produjo el despertar a la percepción de que el Seol/Hades bíblico podía ser un espacio físico mensurable, algo que ocupa un  espacio físico “debajo” de la tierra. Y es que ningún texto, ni del AT ni de los evangelios, permite suponer que el Seol/Hades sea solo una metáfora o un espacio virtual.



MEDITACIÓN

+


Leemos en Isaías 5:13-14:


”Por tanto, mi pueblo es llevado cautivo,
porque no tiene conocimiento,…
Por eso ensanchó su interior
el Seol y sin medida abrió su boca”


El contexto se refiere a lo que iba a suceder a consecuencia de un severo juicio de YaHVéH contra una Jerusalem oscurecida por la apostasía que había dado la espalda a Sus mandamientos Y se afirma que, en vísperas de este juicio, el Seol/Hades se “ensancha”, “abre su boca”, aumenta su espacio, modifica sus contornos, se expande buscando mayor área interior. Y este no es el único pasaje que hace suponer esos movimientos convulsivos en las profundidades.


Cuando nuestro Señor profetiza sobre su venida postrera – de juicio para los impíos y rescate de los que hubieran quedado de los santos – dice que habrá en esos días: “en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas” (Lucas 21:25) ¿no es esto extremamente actual? ¿no se ha incorporado ya a los miedos de estos días desde el terrible tsunami en Indonesia que afecto a todo el sudeste asiático y segó 300.000 vidas? ¿no murieron en el reciente terremoto de Chile mas personas por el tsunami posterior al terrible terremoto que por el mismo terremoto? ¿no nos anuncia esto otras catástrofes a o largo del anillo de fuego que recorre todo el perímetro del océano incluyendo  – por ejemplo – Japón y California? Y los tsunamis se producen luego de terremotos o por el reacomodamiento de  placas tectónicas en la profundidad de los océanos, esto es, tienen que ver con movimientos producidos en el interior de la corteza terrestre.


Estamos en la antesala de un gran juicio planetario -el día de la Ira de YaHVéH- en donde muchas almas serán llevadas a las prisiones interiores a la espera del juicio final, luego del milenio. Esto es un dogma de fe. Y pocos, solo un remanente,  serán dignos de ser tomados para subir a los cielos y participar en las bodas del Cordero – juntos con los que murieron y vivieron sin dobleces la fe en Cristo a lo largo de los siglos, y esperan el día de su galardon – siendo así apartados del terrible juicio sobre la Tierra ¡Aleluya!.


Y a consecuencia de este día la Ira ¿cuántos serán los nuevos prisioneros de Abadón? ¿Cuanto deberá ser ampliado esta vez el Seol/Hades esta vez?. ¿Qué espacio tendrá que ser preparado en las profundidades  para recibir a la inmensa mayoría de la población del planeta que se complace en la impiedad?, Seamos desde ya conscientes que por lo menos 2/3 de la población actual perecerá en condenación, según la Palabra profética. Lo que significa mas de 4.000.000 millones de almas. Esto va a demandar sin duda un Seol/Hades enorme ¿no será la impiedad de un mundo que se apresura a apartarse del consejo de  Dios/Elohim lo que produce al final -debido al ensanchamiento del Seol/Hades- el movimiento en las profundidades que causa terremotos y tsunamis en la superficie?


Leamos algo breve:


“Los malos serán trasladados al Seol,
todas las naciones que se olvidan de Dios”.
Salmo 9:17


¿Hay mucha maldad en estos días? ¿Hay naciones apostatas y/o impías que no tiene en cuenta el consejo de YaHWéH, y de hecho lo contradicen groseramente? Pues el destino de estas naciones será en breve las prisiones del Seol/Hades en donde ya se les está preparando espacio. ¿Es dura esta afirmación? ¿Es este un lenguaje cruel e intolerante? Sí, es muy duro y cruel, en apariencia, pero nosotros no juzgamos a nadie. Quien juzga es Dios/Elohim –YaHWéH-  que es infinitamente mas misericordioso que cualquier hombre (2 Samuel 24:14). “Muchas son sus misericordias”, dice la Palabra. pero aún envuelto en ellas, Su Palabra demanda cumplimiento. El apóstol Pedro enseñaba a quienes por aquellos días demandaban un pronto regreso del Señor:


“El Señor no retarda su promesa,
según algunos la tienen por tardanza,
sino que es paciente para con nosotros,
no queriendo que ninguno perezca,
sino que todos procedan al arrepentimiento”.
2 Pedro 3:7-9


Aquí se nos habla de la severidad del juicio venidero y de la amplitud de la misericordia divina.


Pero todos tenemos a nuestra disposición un pasaje directo a las bodas celestiales del Cordero con retorno prometido a una Sión que será la tierra mas hermosa que podamos imaginar porque sera transmutada por su Gloria. Y habrá gozo y santidad eternal. Y el pasaje esta emitido a nuestro nombre por Aquel que nos rescató de las prisiones de la profundidades  – ¡bendito sea! –, así como de la destrucción eterna.  Y lo hizo al derramar su preciosísima sangre en la cruz a nuestro favor. ¡Él es Jesús/Yeshua, el Hijo del Dios viviente! y aún nos librará de la “ira venidera” (1 Tesalonicenses 1:10). Leemos en  Proverbios 15:24:


“El camino de la vida
es hacia arriba al entendido,
Para apartarse del Seol abajo”.


Seamos “entendidos” y echemos mano del pasaje “hacia arriba” que se nos ofrece  gratuitamente.


^

APUNTES SOBRE LO QUE SABEMOS
POR LA PALABRA DEL SEOL/HADES
Y DE ABADÓN

+


En el relato del “rico y Lázaro” – Lucas 16:26 – se lee:


… una gran sima está puesta entre
nosotros y vosotros, de manera que
los que quisieren pasar de aquí a
vosotros,no pueden, ni de allá
pasar acá”.


Lo que nos revela que el Seol/Hades es un enorme recinto, tanto como para contener -por lo menos- dos grandes compartimentos o regiones separados divididos por una gran depresión. Y se nos dice que uno de esos compartimientos es un lugar de tormento.


En las cartas de Pedro y Judas –entre otros pasajes- se identifica ese espacioso recinto como una “prisión”. Refiriéndose a los ángeles que ”no guardaron su dignidad” y se unieron con las hijas de los hombres se dice:


“…los ha guardado bajo oscuridad,
en prisiones eternas,
para el juicio del gran día”.
Judas 1:6


Y estos ángeles caídos deben de haber sido recluidos en otro compartimento de este gran recinto en el interior de la tierra -eso quiere decir infierno- ya que, como las que conocemos en la superficie, esta prisión de las almas es necesario que se rija por un cierto “orden” en el alojamiento de sus inquilinos, manteniendo separadas las distintas categorías de sus prisioneros (Luc 16:2


¡Pero hubo una vez en que resplandeció la Luz que en esas densas tinieblas de las profundidades!: la Palabra afirma con rotunda claridad que nuestro Señor, en el período de tiempo de “tres días y tres noches” en que su cuerpo estuvo dormido en la tumba, visitó esas prisiones tal como lo había profetizado:


“Porque como estuvo Jonás en el vientre
del gran pez tres días y tres noches,
así estará el Hijo del Hombre
en el corazón de la tierra
tres días y tres noches”.
Mateo 12:40


Lo que se confirma –entre otros- en 1 Pedro 3:19: “…fue y predicó á los espíritus encarcelados”.


Esta Visita providencial a las profundidades forma parte de la doctrina de los apóstoles, y es uno de los capítulos del Plan de Redención elaborado por el Padre en comunión con el Hijo. Porque Aquel que vino a traer verdadera libertad al hombre -el Redentor del mundo- abrió a partir de ese día al gran éxodo invisible de las almas de los justos hacia el cielo – ¡bendito sea! – como se dice en Efesios 4:8-9:


“Subiendo a lo alto,
llevó cautiva la cautividad”.
Y eso de que subió, ¿qué es,
sino que también había descendido
primero a las partes más bajas
de la tierra?


Y también profetizó David:


“Pero Dios redimirá mi vida
del poder del Seol, porque él
me tomará consigo”.
Salmo 49:15


Hoy, el compartimiento en donde estuvo Lázaro ¡está vacío!.


Veamos algo más: el Seol/Hades tiene un carcelero jefe: Abadon, cuyo nombre significa “destrucción” o “ruina”. Este es el ángel del abismo y obedece a YaHVéH -no a Satanás-:

+

“Desnudo está el Seol ante Él,
y el Abadón no tiene cobertura”.
Job 26:6


Algunas tradiciones hebreas afirman que este es el ángel convocado por YaHVéH para desatar las 10 plagas de Egipto. Y también en la revelación de los días finales se nos dice que del cielo desciende un poderoso ángel que “tiene la llave del pozo del abismo” -las “puertas” del Seol/Hades- y que luego “prendió al dragón… y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él” (Apocalipsis 20:1-3). De modo que este ángel poderoso no forma parte de las huestes de Satanás, sino que es su carcelero.  En concordancia con esto dice Apocalipsis 20:7


“Y cuando los mil años fueren cumplidos,
Satanás será suelto de su prisión”.


Y también leemos en Isaías 14:13-15


“Tú que decías en tu corazón:
Subiré al cielo; en lo alto,
junto a las estrellas de Dios,
levantaré mi trono,…
Mas tú derribado eres hasta el Seol,
a los lados del abismo.
Isaías 14:13-15


De modo que Satanás mismo será alojado por mil años en el Seol/Hades por orden de Dios/Elohim –YaHWéH-  bajo la celosa vigilancia del poderoso Abadón, ¡que humillación! y luego será brevemente liberado para que el glorioso y eterno Plan de Redención elaborado desde antes de la fundación del mundo sea completado.



Nota:

a los efectos de un mejor entendimiento del “reino de los muertos” en el interior de la Tierra es muy útil leer un libro rigurosamente escritural: “La Biblia y el Triángulo de las Bermudas”- George Johnson & Don Tanner – CLIE


^


ANEXO: SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS GEOLÓGICAS DE LA CORTEZA TERRESTRE.


Para entender la realidad del Seol/Hades hay que saber que la estructura interna de nuestro planeta es bastante diferente a la que nos contaron en la escuela. Y de la misma manera que el “evolucionismo” quiso desplazar a Dios de la Autoría de la creación del hombre, la astrofísica y geofísica “oficial” esta plagada de hipótesis y teorías especulativas que se nos la enseñan como una realidad comprobada, mas allá de cualquier duda. Pero son especulaciones.


Es tan difícil entender el origen de un universo que refleja orden a partir de una explosión sin Inteligencia ni Propósito (como el llamado big-bang), como entender de que forma pudo surgir la vida – con todo su maravilloso despliegue – “por casualidad”, en una “sopa prebiótica” de un mundo hipotéticamente sin oxígeno. En los dos casos se apuesta a la ignorancia irracional para no tener que aceptar lo que la Palabra de Dios afirma.


De la misma forma se aceptan como válidas hipótesis fantasiosas que desafían a cada paso la evidencia, sobre como vino a existir el planeta Tierra, o la Luna, o como es su estructura interna.


Veamos un ejemplo de este raciocinio errático que generalmente creemos firme como una roca extraída de una publicación académica sobre como es la temperatura en el interior de la tierra:


“La temperatura interna de la tierra
aumenta para cada 33 m 1 ºC llamándose
a este aumento el gradiente geotérmico
o grado geotérmico. Si el aumento continuase
uniformemente la temperatura en el centro
de la tierra llegaría hasta los 193.000 ºC,
es decir, unas 35 veces más caliente
que el sol que tiene una temperatura
de 5500 ºC. Pero en realidad la
temperatura en centro de la tierra
oscila entre los 2200 y 4400 ºC“


¿En que quedamos? Primero se anuncia una supuesta ley de “gradiente geotérmico” – el nombre impone respeto – para luego concluirse que no es nada de eso, que en realidad en algún punto – no sabe cuál ni porque – este “gradiente” se detiene. ¿Existirá siquiera uniformemente en toda la redondez de la tierra ese “gradiente geotérmico”?


De la misma manera se anuncia que la tierra esta compuesta por unas serie ordenada de esferas concéntricas de materia sólida y materia semi-sólida mas o menos incandescente. Pero si fuera así, en primer lugar es fácil reparar que una bola maciza enfriándose del interior hacia la superficie y, a la vez, girando, se resquebrajaría y rompería en mil pedazos, y en segundo lugar, si todo el planeta fuera de algún modo macizo la fuerza de gravedad en la superficie sería insoportable para la vida humana. De modo que no es posible que la Tierra sea sólida, sino que debe de contener, necesariamente, muchos espacio hueco y un estado mas estable en su composición en su interior. interior.


Con respecto al magma -roca fundida- en el interior de la corteza, lo que nuestro inconsciente mal informado tiende a suponer que constituye una napa continua ubicada a una cierta profundidad por debajo de la “corteza”. Esto es, un estado semisólido que envuelve uniformemente al planeta. Pero no es así, lo que realmente se sabe es que el magma se encuentra contenido en cámaras como se muestra en la imagen:

+

magma

+

Al respecto dice una publicación académica:


“El magma es roca derretida
que se encuentra a grandes
profundidades del manto terrestre,
y en porciones de la corteza
llamadas ‘cámaras de magma’.”


Pues bien, lo que se sabe entonces es que existen “cámaras de magma” debajo de los volcanes. Sobre lo que existe en “grandes profundidades” nada se puede comprobar sino por métodos muy indirectos, esto es, son especulaciones o modelos para entender los hechos. Y por lo tanto tampoco se sabe con certeza como se producen estas “cámaras de magma”, como es que se funde la roca, adquiere en estado líquido y se acumula en cámaras.


De esto modo, y basado también en el testimonio de historias de muchos pueblos antiguos alrededor del planeta,  es posible concebir que haya cavidades interiores huecas en las profundidades  en lugares en donde no existen esas “cámaras de magma”. E incluso que estos grandes espacios huecos estén conectados entre si por túneles que cruzan todos los continentes, lo que también afirman esas antiguas tradiciones.


De este modo, es lógico suponer que el Seol/Hades no está localizado en un solo lugar, sino que es un “sistema global” que recorre las profundidades existiendo en todas las latitudes. Nuestro Señor le dijo al apóstol Pedro que “las puertas del Hades” no prevalecerían contra la iglesia. Dijo “las puertas” y no “la puerta” mostrando que son varias.


*

+



Y estos ángeles caídos deben de haber sido recluidos en otro compartimento de este gran recinto en el interior de la tierra -eso quiere decir infierno- ya que, como las que conocemos en la superficie, esta prisión de las almas es necesario que se rija por un cierto “orden” en el alojamiento de sus inquilinos, manteniendo separadas las distintas categorías de sus prisioneros (Luc 16:26).