+

“Pon tu esperanza en el Señor y marcha con paso firme por su camino. Él te honrará al darte la tierra…
He visto a gente malvada y despiadada florecer como árboles en tierra fértil. Pero cuando volví
a mirar, ¡habían desaparecido… no pude encontrarlos! El Señor rescata a los justos;
él es su fortaleza en tiempos de dificultad… Él salva a los justos,
y ellos encuentran refugio en él”
Salmo 37, 34-40


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

“…al final de los tiempos será confirmado
el monte de la casa de YaHWéH como cabeza
de los montes….y correrán a él todas las naciones”
Isaías 2:2

+

+

El epitome de los enemigos de ISRAEL es llamado en la profecía “el asirio” y su destrucción definitiva -la de los enemigos de Israel- vendrá de manos del Mesías/Meshiaj de ISRAEL. Este evento marcará Su retorno a este mundo, Su segunda venida como Rey triunfante para fundar el Reino de ISRAEL del mundo venidero por el cual preguntaron los apóstoles antes de Su ascensión (Hch 1:6), es decir, el ‘reino de los cielos’ de los evangelios. Dice Miqueas 5:5:


“Y éste (el Mesías/Rey) será nuestra paz.
Él nos librará del asirio
cuando venga contra nuestra tierra
y pise nuestras fronteras.”


Habrá “nuevos cielos y una nueva tierra” y entonces todo será transformado, restaurado, inundado de Gloria e impregnado de una hermosura tal que no podemos imaginarla con nuestra mente carnal. Para vislumbrar algo -como sombras con respecto a lo que será una realidad radiante- podemos leer Isaías 51:3:


“Ciertamente consolará YaHWéH a Sión;
consolará todas sus ruinas.
Cambiará su desierto en un edén
y su tierra estéril en huerto de YaHWéH
se hallará en ella alegría y gozo,
alabanzas y cánticos”.


y también Isaías 41:18-20:


“Haré brotar ríos en los cerros desiertos
y manantiales en medio de los valles;
convertiré el desierto en ciénagas,
haré brotar arroyos en la tierra seca.

En el desierto plantaré cedros,
acacias, arrayanes y olivos;
en la tierra seca haré crecer
pinos juntamente con abetos y cipreses,

+

Con respecto a estas obras de restauración prodigiosa que esperan a los redimidos de “todo Israel” -el ISRAEL DE DIOS/JEZREEL- exclama el profeta Joel:


“Tierra, no temas; alégrate y gózate,
porque YaHWéH hará grandes cosas”

Joel 2:21

+

++

+

La nueva Jerusalem, capital de ese nuevo mundo de paz y justicia, será surcada por un río de agua de vida que surgirá del nuevo Templo ¿Podemos imaginar su gloria y la cualidad sobrenatural de sus aguas?:


“Entonces me dijo:
-Estas aguas salen a la región del oriente,
descienden al Arabá y entran en el mar.
Y al entrar en el mar, las aguas son saneadas.
Todo ser viviente que nade por dondequiera
que entren estos dos ríos, vivirá;
y habrá muchísimos peces
por haber entrado allá estas aguas,
pues serán saneadas. Vivirá todo
lo que entre en este río”.
(Ezequiel 47:8-9)


de modo que las aguas de estos ríos que descenderán desde el Templo hacia el oriente y occidente sanearan tanto las aguas sulfurosas de lo que hoy llamamos Mar Muerto, como la de los mares y océanos cuando lleguen a ellos. Entonces serán limpios de toda contaminación y llenos de bullente vida.

+

++

+

Veamos más: cuando el Reino del Hijo de David, el Tabernáculo de David restaurado, o reino de los cielos sea definitivamente establecido lindará con Asiria(Irak) al norte y Egipto al sur y habrá paz entre estos tres y “bendición en medio de la tierra” como está dicho:


“En aquel tiempo habrá una calzada
de Egipto hasta Asiria,
y entrarán asirios en Egipto
y egipcios en Asiria;
y los egipcios y los asirios
servirán juntos a YaHWéH
En aquel tiempo,
Israel será tercero con Egipto
y con Asiria, para bendición
en medio de la tierra”.
(Isaías 19:22-24)


Es decir: el núcleo de paz y bendición del mundo venidero/atid lavo tendrá a Asiria(Irak!), Sión -la herencia perpetua de los redimidos prometida a Abraham- en el centro y Egipto al sur. Y los tres adorarán a YaHVéH. el Dios/Elohim de ISRAEL. Y las naciones miraran hacia esa centro refulgente con admiración y adoración. Allí, en una nueva Jerusalem desde donde irradiara Paz, Justicia y Sabiduría celestiales, estará la morada del Gran Rey y Sumo Sacerdote mundial ministrando a las naciones. Y ”la tierra será llena del conocimiento de YaHWéH, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9) porque habrá sido quitado el velo que hoy cubre las naciones:


“Y destruirá en este monte -Sión-
la cubierta tendida sobre todos los pueblos,
el velo que envuelve a todas las naciones”.
(Isaías 25:7)


Hoy el entendimiento de las naciones está cubierto por un velo de oscuridad, y la historia que desfila ante nuestros ojos es consecuencia de ese entendimiento entenebrecido que permea las relaciones internacionales. Veamos que el firme reinado mundial de ‘YaHWéH Justicia Nuestra’ extinguirá definitivamente la guerra:


“Él juzgará entre las naciones
y reprenderá a muchos pueblos.
Convertirán sus espadas en rejas de arado
y sus lanzas en hoces;
no alzará espada nación contra nación
ni se adiestrarán más para la guerra”.
(Isaías 2:4)


Y habrá alegría y gozo por esta reinado mundial desde el Trono de Jerusalem, tan diferente a la de las frustrantes instituciones “guardianas” de la paz mundial que hoy tenemos:


“Alégrense y gócense las naciones,
porque juzgarás los pueblos con equidad
y pastorearás las naciones en la tierra”.
(Salmo 67:4)

-=-

+

Finalmente la Palabra compara el hermoso paisaje de la Sión venidera, llena de inefable gloria celestial, restaurada a una belleza incomparable, poblada por los redimidos venidos “de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo” (Marcos 13:27) -hoy y siempre congregados en las iglesias de Cristo- a un “vestido de honra”, o a una “novia adornada” resplandeciente de pureza:


“Alza tus ojos alrededor, y mira:
todos estos se han reunido,
han venido a ti.
»Vivo yo, dice YaHWéH,
que de todos, como de vestidura
de honra, serás vestida;
y de ellos serás adornada como una novia.

Porque tu tierra devastada,
arruinada y desierta,
ahora será estrecha por la multitud
de los moradores, y tus destructores
serán apartados lejos.
(Isaias 49: 18-19)

+

¡Maranatha! Ven Jesús.

+

nota: los parámetros constantes del clima en Sión glorificada serán restaurados.Especialmente su régimen de lluvias directamente ligado a la siembra y la cosecha, que esta vez no fallarán porque no habrá rebeldía en el pueblo santo:


“Vosotros también, hijos de Sión,
alegraos y gozaos en YaHWéH, vuestro Dios;
porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo,
y hará descender sobre vosotros
lluvia temprana y tardía,
como al principio.
Las eras se llenarán de trigo
y los lagares rebosarán de vino y aceite”.
(Joel 2:23-24)

+

+