+

“No oyes el alboroto que hacen tus enemigos? ¿No ves que tus arrogantes adversarios se levantan?
Inventan intrigas astutas contra tu pueblo; conspiran en contra de tus seres preciados.
«Vengan —dicen—, exterminemos a Israel como nación; destruiremos hasta el
más mínimo recuerdo de su existencia”
Salmo 83: 2-4


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

+

“En sus días será salvo Judá,
e Israel habitará confiado;
y este será su nombre
con el cual le llamarán:
‘YaHWéH, justicia nuestra’
(Jeremías 23:6)

+

+

El Hijo de Dios vino primero como Siervo bajo el nombre de ‘YaHVéH es salvación’ (Yeshua), y vendrá de nuevo como Juez, Rey, Sumo Sacerdote eterno y Mesías de ISRAEL con el nombre de ‘YaHVéH, justicia nuestra’ por haber efectuado ya la justificación de los que en Él creyeron como esta dicho en Romanos 5:9:


“Con mucha más razón,
habiendo sido ya justificados en su sangre,
por él seremos salvos de la ira”


Y también Romanos 5:1:


“Justificados, pues, por la fe,
tenemos paz para con Dios
por medio de nuestro Señor Jesucristo”


y Gálatas 2:16:


“hemos creído en Jesucristo,
para ser justificados por la fe de Cristo
y no por las obras de la Ley,
por cuanto por las obras de la Ley
nadie será justificado”.

+

y 2 Corintios 5:21:

+

“Al que no conoció pecado,
por nosotros lo hizo pecado,
para que … fuésemos hechos
justicia de Dios en él”


Y así muchos otros pasajes que proclaman la verdad central de nuestra fe: somos justificados (considerados sin pecado por el Altísimo) por la obra redentora de la sangre derramada por nuestro Señor Jesucristo/ Yeshuahamashiaj -el Siervo sufriente de YaHVéH- en muerte de cruz. Por ella somos salvos de la ira venidera y tenemos vida eterna.


En los días de ‘YaHVéH, justicia nuestra’ -el athid lavo- un remanente santo de cada una de las dos familias de ISRAEL:Juda e Israel (Efraín), lavados por esa purísima sangre redentora, se juntarán de nuevo como un solo rebaño y bajo un solo Jefe (Oseas 1:11), en una Sión embriagada por la Gloria del Altísimo, Será el ISRAEL DE DIOS/ JEZREEL, el fruto eterno de la simiente de la Palabra plantada en toda la tierra por sus apóstoles y la obra misionera de las iglesias de Cristo.

+

Y Dios morara con Su pueblo por siempre.

***

+