+

“Pon tu esperanza en el Señor y marcha con paso firme por su camino. Él te honrará al darte la tierra…
He visto a gente malvada y despiadada florecer como árboles en tierra fértil. Pero cuando volví
a mirar, ¡habían desaparecido… no pude encontrarlos! El Señor rescata a los justos;
él es su fortaleza en tiempos de dificultad… Él salva a los justos,
y ellos encuentran refugio en él”
Salmo 37, 34-40


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

*

+

La Biblia nos muestra que hay causas espirituales -proféticas- guiando el curso de la historia que convergen en un Propósito, y en la historia moderna los dos testigos de ese Propósito de YaHWéH son:


1) el pueblo judío, con su permanencia, vigencia e influencia universal a través de los siglos a pesar de las mas feroces persecuciones, y su culminación con la creación en estos días de un Estado Judío en la “tierra de la Promesa”,


2) la extraordinaria prosperidad de Inglaterra en el siglo XIX, y EEUU en el XX  que hace transparente la unción de las profecías de Jacob y Moisés derramadas sobre José y su prole -Efraín y Manases- cabeza de las diez tribus desterradas y mezcladas con las naciones,


Es necesario matizar no obstante, para que estas consideraciones no se vean como una manifestación de nacionalismo menor, que los EEUU son un país formado por diversas olas migratorias a lo largo de toda su historia. Es decir: un “puzzle” o mosaico caleidoscópico de pueblos y razas en donde las naciones de habla hispana -por ejemplo- tienen una representación que crece en tamaño e influencia. Además permite el ascenso -el ‘triunfo’- de todos aquellos que la integran según sus méritos y virtudes, sin consideración a su origen nacional o racial. Es decir, es una sociedad que no está rígidamente estratificada, ni social ni culturalmente:

+

Es fácil ver en el seno de los EE.UU. -ademas de una activa población hispana- representaciones de naciones del sudeste asiático, centro-asiáticas, del oriente medio, y de todos los rincones de la tierra, además de las fundacionales europeas y africanas. Ningún pueblo, raza o nación del mundo deja de tener representación en el tejido social y poblacional de los EEUU (y en gran parte de Inglaterra y Europa) y este es su sello particular y diferencial con respecto a naciones mas específicamente definidas por una raza o cultura dominante (nota 1).


Y es que la prole del norteño “reino de Israel (Efraín)” fue esparcida literalmente por todo el planeta, fue “zarandeada” en todas las naciones y por todos los continentes y es precisamente la extraordinaria convocatoria que tiene el modelo de sociedad norteamericano para gentes de todas las latitudes de la tierra una señal que apunta a los EE.UU. y a las naciones de la “cristiandad” como el lugar en el que se manifiesta la unción de José. Esto es: el mosaico multiétnico y multinacional de EE.UU./Inglaterra primero y de la “cristiandad” toda después, son un prototipo carnal del venidero ISRAEL DE DIOS/JEZREEL del milenio, aunque naturalmente muy lejano de el, apenas una sombra.


Y es que el ISRAEL mesiánico venidero conformado por un remanente santo de las doce tribus será también una convocatoria multiracial -y sin embargo descendencia de Abrahm, Isaac y Jacob- ya que los “escogidos y fieles” del ISRAEL DE DIOS/JEZREEL provienen de “todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas” en donde fue sembrada la semilla de Abraham por los “hijos de Israel(Efraín)” mezclados en ellas. Así se declara en Apocalipsis 7:9:


“Después de esto miré,
y apareció una multitud tomada
de todas las naciones,
tribus, pueblos y lenguas;
era tan grande que nadie podía contarla…”


Por lo demás, la cara oscura de los EEUU de hoy es que son un tipo muy preciso del reino de Jeroboam II que olvidó su fe en medio de su prosperidad y fue juzgado severamente por YaHWéH. Y un juicio de similar dureza alcanzará dramáticamente a la nación norteamericana de hoy provocando su ocaso como potencia mundial antes del día de la Ira y el posterior establecimiento del glorioso REINO mesiánico -el anunciado “Reino de Dios”/”Reino de los cielos” de los evangelios llamado también “Tabernáculo de David levantado” en Amos 9:11-. Esto será cuando existan “nuevos cielos y una nueva tierra” según Su Palabra.

+

+

nota 1) Y el Estado de Israel, a pesar de ser un estado judío esta conformado por una población de muy diferentes orígenes y aun con características raciales diferentes -hay judíos negros por ejemplo- lo cual también lo hace abierto a muchos horizontes. Ambos -EE.UU. y el Estado de Israel- son países universales y por eso testigos y señal de un futuro REINO de alcance mundial

+


(escrito en 2005)


*

Ver:

“¿Adonde fue Efraín?”

“La nación de doble ánimo”

“La sentencia contra la gran ramera”

“América del Norte será vilipendiada”

+

+