+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

+

+

Viene de:

“El tiempo de los cazadores

Los tres preanuncios de la bestia” y

La persecución permitida”

+

+

Los cristianos ya están siendo “cazados” en varias regiones del planeta: en Irak, en Siria, en Iran, en África, en Indonesia, en la India, en la China comunista, en Corea del Norte, en Vietnam, en Camboya, en Ubequistan… y la lista podría seguir. Alguien dijo que hoy tres de cada cuatro cristianos están bajo algún tipo de persecución en el mundo. A veces, en occidente, olvidamos a la iglesia perseguida y a los misioneros que se juegan su vida –la de este mundo- por la predicación del evangelio.


Pero además de esta persecución cruel, física y literal, está también la otra persecución: la indolora que no afecta al cuerpo, sino al alma y el espíritu. La que en los países de la “cristiandad” llevan a cabo los militantes de la agenda arcoiris que quieren igualar el “matrimonio homosexual” y el que Dios manda -entre un hombre y una mujer-. O los que promueven las demandas de genero radicales. O el aborto libre. O la manipulación de embriones sin reparos éticos. O un laicismo ateo intolerante. Todas estas cosas se caracterizan por ofender la moral judeocristiana a la que buscan sustituir por una moral relativista. Es decir, hoy lo “políticamente correcto” es condenar la moral bíblica y estigmatizar de muchas maneras a quienes defienden lo que hasta no hace mucho tiempo era norma y fundamento común de nuestra civilización.

+

Y luego de todos estos dos tipos de persecuciones, la cruenta y la incruenta, vendrá la final: la de la bestia que tiene el consentimiento de los “diez reyes”.

+

Pero habrá provisión en el hombre interior de Dios/Elohim -YaHWéH- en los días de horror de la “angustia de Jacob” que se avecinan. Dice YaHWéH en Zacarías 10:8-9:


“yo los llamare con un silbido”


Y este “silbido” es con certeza el “silbo apacible y delicado” que escuchó Elías después del viento impetuoso, el terremoto y el fuego, cuando estaba lejos de su tierra:


“Y tras el fuego un silbo
apacible y delicado.

Y cuando lo oyó Elías,
cubrió su rostro con su manto,
y salió, y se puso
a la puerta de la cueva.
Y he aquí vino a él
una voz, diciendo:
¿Qué haces aquí, Elías?”
(1 Reyes 19: 11-13)


Y fue entonces que Elías volvió sobre sus pasos e inició el retorno a su tierra. De la misma forma el “silbido” que nos relata Zacarías 10:8-9 será la señal de retorno para el remanente, esto es, la Novia del Cordero –o las iglesias de Cristo sin cizaña- dispuesta para las bodas celestiales luego de las cuales retornará como Esposa eterna y fiel a la Sión glorificada del mundo venidero/athid lavo en donde habrá “nuevos cielos y nueva tierra”. Y allí morará con su Esposo.


Y este pasaje nos enseña que los huracanes, los terremotos y el fuego devorador que fueron profetizados hasta la saciedad por la realidad virtual de estos últimos años, y que pronto envolverán al mundo, son para los hijos de la ira. Pero para los redimidos, esto es, para aquellos que “siguen al Cordero adonde quiera que va” (Apocalipsis 14:4) en tiempos peligrosos, será el silbo apacible y delicado. Tal vez es el que escucharon los que murieron destrozados por las fieras en el Coliseo romano por lo cual caminaron hacia ellas en medio de cánticos y alabanzas sabiendo que les esperaba el Reino prometido.

+

+

Ver también: El llamado del Rey/Pastor”

“Sopla el Gran Shofar”

*

+